Deja un comentario

Tomás Molina: Un fotógrafo cordobés

Tomás Molina, Córdoba. Retrato de María Dolores Sánchez Molina. Gelatinobromuro iluminado, 1899

Tomás Molina, Córdoba. Retrato de María Dolores Sánchez Molina, esposa del torero Rafael Guerra Bejarano, “Guerrita”. Gelatinobromuro iluminado. 1895-1900.

To

   Como hemos visto a lo largo de la muestra, el retrato fué el gran motor de la fotogafía profesional desde sus inicios y los profesionales que mantenían estudios fotográficos en las ciudades, eran también mayoría entre quienes se dedicaban a este arte. Queremos personificar esta figura en un fotógrafo de la ciudad de Córdoba, que acoge esta exposición.

EL FOTÓGRAFO

   Aunque Tomás Molina (1864-1931) era natural de Jaén, el destino le llevó muy joven hasta Barcelona donde entraría en contacto con el mundo de la fotografía. Sin embargo a los 28 años tuvo la oportunidad de volver a Andalucía y establecerse en Córdoba para hacerse cargo del que fuera, hasta entonces, el estudio de Joaquín Oses, que se trasladaba definitivamente a Málaga. Molina trasladó el estudio al poco tiempo pero permaneciendo en la misma calle Gondomar. Pronto su pericia alcanzó gran fama convirtiéndose en uno de los principales fotógrafos del momento en la ciudad.

   Como ya hicieran otros grandes fotógrafos andaluces probó suerte en otras ciudades, en este caso en Sevilla, para intentar completar su catálogo de vistas, aunque su proyecto quedó en un discreto catálogo. Su mayor éxito estuvo siempre en la realización de retratos de lo más selecto de la sociedad cordobesa del momento. Entre otras grandes personalidades Molina retrató a las grandes figuras del toreo cordobés, como Lagartijo, Machaquito y otros.

LA FOTOGRAFÍA

   Uno de estos grandes toreros fue Rafael Guerra Bejarano, apodado “Guerrita”, un personaje que desde que se cortó la coleta en 1899, dedicaba parte de su tiempo al club social Guerrita, situado en la vecindad del estudio de Tomás Molina, en la calle Gondomar. Muy probablemente esta cercanía favoreció que se le encargara a él el retrato de la esposa del torero, María Dolores Sánchez Molina, un positivo al gelatinobromuro iluminado realizado en 1899 y firmado por el fotógrafo. (CFRivero)

página anterior botón al índice

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: