Los Hermanos Debas. 5. Conclusiones y Bibliografía

Los Hermanos Debas en el Madrid de fin de siglo.    2. Un estudio para dos   3. Pedro Edgardo Debas   4. Fernando Debas   5. Conclusiones y bibliografía

Fernando Debas. Infantas María de las Mercedes y María Teresa, hermanas de Alfonso XIII. Madrid, ca. 1887. Cabinet en albúmina.

Fernando Debas. Infantas María de las Mercedes y María Teresa, hermanas de Alfonso XIII. Madrid, ca. 1887. Cabinet en albúmina.

La llegada a Madrid de los Hermanos Debas, a principios de la década de 1870, sucede cuando aún está en plena efervescencia la moda del retrato en tarjeta, o carte de visite, cuyo uso en realidad no se perdió hasta cercano ya el fin de siglo, pero luego se impuso el tamaño Cabinet (16×11 cms.), muy cómodo para los álbumes y el más empleado en la época para los retratos en los grandes estudios, así que ellos lo utilizan con profusión. Pero los Debas trabajaron todos los formatos imaginables, incluyendo el tamaño natural. No obstante los más comunes, tras los indicados, fueron los denominados Boudoir (21×13 cms.) e Imperial (25×17 cms.), modelos de los que pueden encontrarse piezas de nuestros autores en las diferentes colecciones fotográficas.

Podemos encontrar características comunes en los retratos de los Debas, como su corrección técnica, la elegancia en la presentación, el uso de formatos ovales inscritos en las tarjetas o el difuminado de la imagen fotográfica sobre el fondo de la cartulina. Tanto Edgardo como Fernando destacaban por la elegante y esmerada presentación de sus trabajos y un pulcro acabado, en cartulinas de dorsos recargados en los que se incidía en el alto nivel de sus gabinetes. En el excelente resultado de sus tomas, no era una cuestión menor el escenario preparado en sus estudios, que estuvieron siempre muy bien equipados con el mejor de los atrezos posibles. En sus imágenes encontramos una gran variedad de decorados que incluyen toda clase de mobiliario, sillones, alfombras, cortinajes y objetos decorativos, fondos pintados y escogidos para cada ocasión, siempre con la iluminación precisa. Pero quizá si pueden destacarse algunos rasgos diferenciales podríamos hablar de la mayor libertad en las poses de los personajes de Edgardo o de Antonia Coronado, una mayor expresividad y originalidad en su rostro, lo que mejora el resultado final.

Los Debas fueron ambos magníficos profesionales, disfrutaron de uno de los mejores momentos de los estudios fotográficos, unos tiempos que no volvieron a repetirse:

“Pasaron ya los tiempos en los que el éxito de una galería fotográfica equivalía a una fortuna … los Debas se enriquecían”
(comentario aparecido en La Fotografía en 1907)(48). Y en 1909 esta misma revista titula otro de sus artículos

“El daño que las tarjetas postales han hecho a la fotografía”,

y en él afirma que:

“Aún no hace muchos años que la visita de D. Alfonso XII a la galería de D. Fernando Debas producía diez o doce mil duros de ingresos a la fotografía … hoy no hay nada de eso…”.(49)

Pero quizás haya sido Publio López Mondéjar quien mejor ha sabido plasmar en palabras lo que significaron los hermanos Debas en el ocaso final de aquél gran momento de los grandes estudios finiseculares. De su libro “Madrid. Laberinto de memorias…” entresacamos el siguiente texto (López Mondéjar: 1999, 53-54):

“… los Debas fueron los grandes fotógrafos áulicos de su tiempo, y los más activos cronistas de la vida social de aquella aristocracia ociosa y mostrenca -el Madrid “de la cuna y la elegancia”, como la definió hiperbólicamente Pérez de Guzmán – que tanto irritase a los escritores viajeros del diecinueve. Sus imágenes de la alta sociedad madrileña de su tiempo son el equivalente fotográfico de aquellas inefables crónicas de Ramón de Navarrete – el célebre Asmodeo de la corte de los Milagros-, el marqués de Valdeiglesias o el propio Pérez de Guzmán, los únicos que tenían entrada franca en sus salones. Al igual que ellos y otros escritores o revisteros ilustres, como Pedro Antonio de Alarcón o Amós Escalante, los Debas -especialmente Fernando, sin duda alguna, el de mayor talento- nos han dejado una monumental memoria gráfica de los saraos aristocráticos y bailes de disfraces celebrados en los palacios de Cervellón, Medinaceli o Fernán Núñez desde las vísperas mismas de la Gloriosa, en los que se fraguaron las conspiraciones de opereta que hicieron temblar el trono de Amadeo de Saboya. Las fotografías de Fernando Debas, junto a las de otros fotógrafos que todavía mantenían su prestigio, como Martínez Hebert o Alonso
Martínez, suponen un testimonio impagable de las mazurcas y cuchipandas en las que ocupaban sus ocios aquellos esperpénticos nostálgicos de la monarquía absoluta. / Los Debas fueron los epígonos más representativos de la primera generación de retratistas madrileños y los que, de alguna manera, marcan el inicio hacia una nueva era del retrato de galería, caracterizada por su definitiva democratización y su consecuente masificación y vulgarización.”

BIBLIOGRAFÍA

150 años de fotografía en la Biblioteca Nacional : guía-inventario de los fondos fotográficos de la Biblioteca Nacional / coordinada y dirigida por Gerardo F. Kurtz e Isabel Ortega. Madrid : El Viso, D.L. 1989.
González Cristobal, Margarita y Ruiz Gómez, María Leticia. La Fotografía en las colecciones reales. Fondo fotográfico del Archivo General de Palacio. En: La Fotografía en las Colecciones Reales. [Madrid] : Patrimonio Nacional ; [Barcelona] : Fundación La Caixa, [1999]
López Mondéjar, Publio. Madrid laberinto de memorias (Cien años de fotografía, 1839-1936). Barcelona: Lunwerg,1999 (Págs: 34, 45, 46, 51-54, 61, 63)

Rodríguez Molina, Mª José; Sanchís Alfonso, José Ramón. Directorio de fotógrafos en España (1851-1936) : (elaborado con la información que proporcionan los anuarios y guías comerciales). Valencia : Archivo General y Fotográfico de la Diputación de Valencia, 2013.
Utrera Gómez, Reyes. Isabel II y la fotografía : imágenes de una vida. Estudios de Historia de España. 2013 (XV):217-254

Leer más:                                                                      boton-comentarios_1

Notas

(48) Carlos Fuentes en La Fotografía : revista mensual ilustrada: 1907 febrero; Año VI(65):4
(49) La Fotografía : revista mensual ilustrada: 1909 julio; Año VIII(94):28

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

A %d blogueros les gusta esto: