Los Hermanos Debas: 3. Pedro Edgardo Debas y Dujat

Retrato de Pedro Edgardo Debas aparecido en La Ilustración Española y Americana el 8/1/1892. Gravado

Retrato de Pedro Edgardo Debas aparecido en La Ilustración Española y Americana el 8/1/1892. Grabado

  1. Los Hermanos Debas en el Madrid de fin de siglo.    2. Un estudio para dos   3. Pedro Edgardo Debas   4. Fernando Debas   5. Conclusiones y bibliografía

En 1874 Edgardo contrae matrimonio con Antonia Coronado Tousain(11), un hecho que quizá contribuyó también a la independización del negocio fotográfico. Su vida transcurre también en Madrid, con bastante éxito profesional y compartiendo en cierta medida la clientela de la alta aristocracia y la burguesía madrileña con Fernando, con quien debió mantener una relación discreta. Es un profesional imaginativo que añade a su oferta de retratos las imágenes de los artistas del Teatro Real,(12) y al que ya desde el principio acompañó la suerte. De la prosperidad de su establecimiento nos da idea el hecho de que a finales de julio de 1875 acometiese importantes obras de remodelación, cerrando el estudio durante un mes.(13)

Edgardo Debas. Retratos de una niña y una dama. Madrid, ca. 1880. Cartes de visite en albúmina.

Edgardo Debas. Retratos de una niña y una dama. Madrid, ca. 1880. Cartes de visite en albúmina.

A lo largo de su vida profesional encontramos referencias en la prensa que nos indican que Edgardo fue sin duda un fotógrafo muy popular, por ejemplo en 1880 fue el elegido para fotografiar la corona que, con gran número de colaboraciones particulares, se dedicó al fallecido General Prim.(14) La prensa relata también una curiosa anécdota que acaeció en 1882 cuando…

Un ex-bolsista muy conocido, que desde hace algún tiempo presenta síntomas de enagenación mental, entró ayer mañana en la fotografía de Debas (Puerta del Sol), y después de haberse retratado, al retirarse del gabinete fotográfico se apoderó del retrato de una bellísima joven. Aunque el caso no es nuevo, ni sorprendente, al fotógrafo le pareció que era criminal e hizo que los agentes de la autoridad detuvieran al amador de beldades fotográficas. El reo fue puesto en libertad bajo fianza.”(15)

Edgardo Debas. Paisaje con burrito. Ca. 1880. Albúmina

Edgardo Debas. Paisaje con burrito. Ca. 1880. Albúmina

Al dorso de sus tarjetas se anunciaba como fotógrafo de cámara de S. A. R. la infanta doña Isabel, y algunas veces con el apelativo de “Fotografía Artística”, o incluyendo su número de teléfono, el 386, casi un esnobismo en aquellas fechas. En años sucesivos va anotando también la relación de las medallas recibidas, en el dorso de sus últimos modelos puede verse la siguiente enumeración: primera medalla de oro en la Exposición Internacional de Fotografía de Oporto en 1886, medalla de oro en la Exposición de Florencia de 1887 y en 1888 medalla de oro en la Exposición Internacional de Barcelona y de plata en la universal de París de 1889. Este mismo año, en noviembre, se traslada a la Carrera de San Jerónimo 15, un estudio “con ascensor”.(16) Su colaboración con la prensa ilustrada queda patente en los numerosos grabados que indican la procedencia de la imagen como una “fotografía de Edgardo Debas”, en La Ilustración Española y Americana, La Ilustración Artística, Blanco y Negro, Nuevo Mundo, El Teatro

Su estudio estuvo también a la última en cuanto a innovaciones técnicas se refiere. En una noticia sobre la muerte de una hija de la infanta Eulalia, en 1890, el relato del periodista informa que Edgardo Debas, auxiliado por D. Guillermo Osuna, toma una fotografía del cadáver: “…empleando un procedimiento en que tiene aplicación la electricidad”.(17)
La actividad de Edgardo se extendió hasta diciembre de 1891, falleciendo de pulmonía a las tres de la mañana del 28 de ese mes. Algunos periódicos de ese mismo día recogían la noticia de su grave enfermedad (La Iberia), mientras que otros pudieron

Necrológica de Pedro Edgardo Debas. La Época, 29/12/1891.

Necrológica de Pedro Edgardo Debas. La Época, 29/12/1891.

cerrar su edición informando ya de su muerte (La Época). En su esquela, además de su viuda y cuñados (el matrimonio no tenía hijos), figura su hermano Fernando, lo que demuestra que la relación no estaba del todo rota. Otra noticia interesante que nos ofrece este documento es la del traslado de sus restos mortales directamente desde su casa, en Carrera de San Jerónimo, a la estación del Norte para ser llevado a la ciudad francesa de San Juan de Luz, quizás para desde allí seguir camino a su lugar de origen.(18) También sabemos que el cadáver fue previamente embalsamado por los doctores M. Wide y Pérez Ortíz.(19)

La revista La Ilustración Española y Americana, en la que tantas veces había publicado sus
fotografías en forma de grabados, le dedicó en enero (8-1-1892, pp. 3,8 y 17) un obituario con
interesantes datos biográficos y publicó un retrato suyo.

Otro periódico, La Dinastía, de Barcelona, (11 de enero de 1892) publicó también un interesante texto a su fallecimiento, que reproducimos por su interés para comprender lo que significaron en la época tanto él como su hermano Fernando:

“Víctima de una pulmonía ha fallecido don Edgardo Debas, el popular fotógrafo que compartía con su hermano Fernando el cetro de la moda. Pocas personas habrá en el gran mundo que no hayan sido enfocadas por el daguerreotipo de alguno de los dos famosos retratistas; en sus álbums figuran cuantas bellezas cuenta en su seno la aristocracia madrileña y en los principales salones de la corte, osténtanse sobre los mil mueblecillos amontonados allí por el lujo, las tarjetas americanas finísimas y de extraordinario efecto que llevan al pié en oro la firma del Debas de la Puerta del Sol ó del Debas de la calle de Alcalá; para el Madrid elegante uno y otro eran algo así como una institución.
Fernando quizás aventajaba á Edgardo en el estilo, por decirlo así; Edgardo era más exacto por lo regular en el parecido; más escrupuloso en los detalles, pero ambos, lo mismo el que ha muerto que el que continúa trasladando á sus cartulinas el palmito de las madrileñas más guapas, eran dos verdaderos artistas, singularmente en ese retrato mate, de tonos suavísimos, con algo de ambiente de carbón que resulta un hermoso “blanco y negro””.

El recuerdo de su maestría es aún rememorado unos años después en la revista La fotografía, dirigida por Antonio Cánovas, que curiosamente afirma, refiriéndose a él:

“¿Quien es el guapo ó el majadero que niega que uno de los fotógrafos artistas de más gusto y más talento de Madrid fue el inolvidable Edgardo Debas?… ”.(20)

Antonia Coronado

Dorso de una cabinet de Antonia Coronado, viuda de Edgardo Debas. Madrid, ca.1895.


Dorso de una cabinet de Antonia Coronado, viuda de Edgardo Debas. Madrid, ca.1895.

Su viuda, Antonia Coronado, se hizo cargo del estudio durante al menos diez años. En sus primeros logotipos se aprecia la superposición de la abreviatura “Vda.” ante el nombre de su difunto marido, a veces incluso con un pequeño sello húmedo, para aparecer como: “Vda. Edgardo Debas”, pero más tarde se aprecia que ya las tarjetas son de nueva impresión, y entonces aparece como: “Vda. de Edgardo Debas”. También de ella hemos encontrado acreditación de sus trabajos en la prensa ilustrada: en la revista Alrededor del Mundo (21-2-1891), o en la Revista Moderna (Nro. 75, 6 agosto 1898).

En 1902 el fotógrafo Pedro Calvet que se hallaba establecido en la misma Carrera de San Gerónimo nº 8, es decir casi enfrente del estudio de Debas, desde al menos dos años antes, se hizo cargo del estudio junto a sus hermanos (Rodriguez: 2013, 501) heredando el fondo fotográfico de toda la trayectoria de Edgardo Debas y Antonia Coronado, y durante esta primera etapa los Calvet (que tuvieron después una larga historia), explotaron el fondo, colocando en las cartulinas de la viuda una pequeña leyenda al pie con la inscripción: “Sucesores Calvet Hermanos”.

Leer más:

Notas:

(11) En el padrón de Madrid de 1878 en Puerta del Sol, 3, 4º, izqda y dcha. aparecen inscritos Edgardo Debas y Dujat (29-5-1845), Moulins, Francia, casado con Antonia Coronado y Tousain, esposa, (28-10-1859), natural de Moulins, Francia, 4 años en Madrid.
(12) La Correspondencia de España, 4 abril 1875.
(13) La Correspondencia de España, 25 julio y 28 agosto de 1875.
(14) El Liberal, 30 diciembre 1880.                                                       boton-comentarios_1
(15) El Imparcial, 17 agosto 1882.
(16) El Imparcial, 29 noviembre 1889.
(17) La Correspondencia de España, 14 marzo1890.
(18) La Época, 29 diciembre 1891.
(19) La Correspondencia de España, 30 diciembre 1891.
(20) La fotografía, nro. 65, febrero 1907.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

A %d blogueros les gusta esto: