1 comentario

Tras los pasos de Lorichon

Fué Enrique Lorichón uno de esos fotógrafos inquietos que lejos de permanecer en una única ciudad viajaba continuamente propagando el nuevo arte, como hicieran también el Conde de Lipa o Gairoard. De hecho se van encontrando pistas de sus visitas en Barcelona, Sevilla, Murcia, Santander… y sobre todo en Málaga, ciudad con la que establece una relación especial.

Daguerrotipo coloreado de Dorotea Sholtz de Málaga, n 1857, realizado por E. Lorichon

Lorichon, E. Retrato de Dorotea Sholtz von Hermensdorf Caravaca, de Málaga, 1857. Daguerrotipo coloreado. (CFRivero)

Recientemente el Arxiu Fotogràfic de Barcelona, ha publicado un libro sobre los inicios de la fotografía en Barcelona, que aporta nuevos datos de la trayectoria de este personaje (1). Este pionero de la fotografía en España, miniaturista y litógrafo en origen … (“artista” en algunos documentos), se localiza en aquella ciudad a partir de 1834 ejerciendo con éxito su profesión de retratista entre la burguesía catalana. Sabemos tambien que realizaba copias litográficas de diversos autores para la enciclopédica obra de Parcerisa Recuerdos y bellezas de España. Pero a partir de 1848 lo encontramos ejerciendo como fogógrafo daguerrotipista, ya que tal y como sucedió con tantos otros miniaturistas, pasó de forma natural de los pinceles a la cámara daguerrotípica, eso sí, aprovechando sus dotes artísticas para “iluminar” el aspecto monócromo de la placa plateada.

En la Historia de la fotografía en Málaga durante el siglo XIX, que publicamos en 1994, ya contábamos que Enrique Lorichon, nacido en Belabre (Francia) hacia 1800 y que en 1827 se encontraba en Bruselas donde nació su hijo Eugenio, aparece en Málaga el 9 de marzo de 1853, anunciando en un periódico local su oferta de “Retratos fotográficos a 20 rs. y más según sus tamaños, por Mr. E. Lorichon, calle S. Juan de Dios, nº 14.” Se trata de retratos en daguerrotipo ya que (a pesar de que el Conde de Lipa ya realizó fotografía en papel con anterioridad en esta ciudad) el uso del papel por parte de este fotógrafo en Málaga no lo tenemos documentado hasta febrero de 1854 cuando para anunciar en el periódico que se traslada a un nuevo estudio en la Plazuela de los Moros nº 22, indica además que “realiza daguerrotipos sobre papel por un método sólo conocido por él“.

Sus anuncios siguen apareciendo ininterrumpidamente hasta 1860, ¡unos años en los que también está comprobada su presencia en otras ciudades españolas!. Sin embargo todo se aclara cuando al examinar los padrones descubrimos que “E. Lorichon” son en realidad dos personas, padre e hijo: Enrique Lorichon y Jompy y Eugenio Lorichon Morelle, de unos 60 años el primero, viudo, y de unos 30 el segundo. En su primera visita a Málaga establecieron su estudio en una de las fondas de la calle San Juan de Dios. Pero en la ciudad sólo hay otro fotógrafo, el Conde de Lipa, y el mercado crece por días, así que el hijo se hace cargo del negocio en la ciudad y el padre sigue viajando. Entretanto el joven Eugenio Lorichon conoce a la malagueña Joaquina Mayor Baro con quien contrae matrimonio – una fecha que hoy ya podemos aportar – el 23 de Septiembre de 1855, que coincide con una de las visitas de Enrique, y que se anuncia de nuevo en “El Avisador”:  “E. Lorichon … de vuelta de su viage de Francia …”.

Mostramos aquí una imagen de la inscripción civil de su matrimonio, en el que se anota “Poz” como lugar de nacimiento de Enrique Lorichón (quizá el topónimo de un lugar de menor importancia próximo a Belabre). También es interesante hacer constar que en la inscripción correspondiente en los archivos diocesanos que indica que el matrimonio se celebró en la Parroquia de Santiago, se cometió el error de nombrar como contrayente a “Enrique Lorichon” y que sólo fué diez años después cuando se corrigió el error, tachando el nombre y poniendo Eugenio en su lugar, mediante la correspondiente diligencia.

Inscripción del matrimonio civil de Eugenio Lorichon y Joaquina Mayor

Inscripción del matrimonio civil de Eugenio Lorichon y Joaquina Mayor

Así que al aumentar el número de miembros de la familia, trasladan su estudio y residencia a la calle Boquete del Muelle. Enrique Lorichón viaja continuamente pero regresa repetidamente a Málaga cargado de novedades. En 1857 se produce en la ciudad la revolución del estereóscopo, por Mr. Georges, a la que Lorichon responde rápidamente y amplia su repertorio a fotografías en “… papel, marfil, hule, lienzo, cristal, plancha metálica, y estereóscopo”. En 1858, y con motivo de una de estas visitas, los Lorichon vuelven a crecer y sitúan su estudio en una nueva localización: Calderería 5, se anuncian juntos padre e hijo como los Sres. E. E. Lorichon, e introducen la novedad de un nuevo y perfeccionado aparato estereoscópico.

Este último anuncio contiene también una interesante observación: “Los retratos sobre lienzo y hule tienen la ventaja de no reflestar como los semejantes hechos sobre plancha metálica, de estar en su ser y no ser de derecha a izquierda y de poderlos mandar en una carta, sin tener alteración alguna”. Es curioso que atribuye a las fotografías sobre lienzo y hule todas las ventajas que en realidad deberían tener también las de papel, pero sin incluirlas, lo que delata el escaso desarrollo aún de la fotografía en papel, al menos en Málaga.

Pero sorprendentemente el 14 de septiembre de 1859 muere de “tisis” (como concretan García Felguera y Martí) Eugenio Lorichon. Sabemos por los padrones de la presencia en Málaga de su padre en estas fechas anteriores al triste acontecimiento y después hasta ya bien entrado 1860, más tarde viaja a Murcia y en 1861 se le identifica en Santander, en ambas ciudades asociado con Planchard, sin que a partir de esta fecha se vuelva a encontrar su rastro.

La viuda de Eugenio, Joaquina Mayor Baro, continua explotando el establecimiento fotográfico unos años más, convirtiéndose de esta forma en una de las primeras fotógrafas andaluzas. Comienza anunciándose a partir de agosto de 1860 como Joaquina Mayor de Lorichon y más tarde indicando sólo el domicilio.

Dos inscripciones de imprenta en los dorsos de las "cartes de visite" de la Viuda de Lorichon

Inscripciones de imprenta en los dorsos de las “cartes de visite” de la Viuda de Lorichon. (CFRivero)

En esta situación permanece hasta finales de 1864. En enero de 1865 traspasa el estudio al fotógrafo francés Edmundo Mulchor que al año siguiente lo traspasa a su vez al malagueño Joaquín Sánchez.

La ilustración:

En la Colección Fernández Rivero tenemos un daguerrotipo firmado por E. Lorichón, datado en 1857, un retrato de la señorita malagueña Dorotea Sholtz von Hermensdorf Caravaca (1836-1906), hija del alemán D. Christian Sholtz von Hermensdorf fundador de las “Bodegas Sholtz”, que fue una de las mas importantes en la producción del famoso vino dulce de Málaga.

También hemos podido revisar al menos dos daguerrotipos firmados por E. Lorichon realizados en Málaga, ambos retratos coloreados de dos caballeros, uno de ellos es una pequeña placa de unos cinco por ocho centímetros bastante deteriorado. El otro está bien conservado y retrata a un militar en 1856.

En Daguerrobase pueden verse cinco daguerrotipos debidos a Lorichón y realizados en Barcelona

Bibliografía:

(1) García Felguera, María de los Santos y Martí Baiget, Jep. “Barcelona i la daguerrotípia”. En: El Daguerreotip. L’inici de la fotografia. Barcelona : Ajuntament de Barcelona – Arxiu Fotografic de Barcelona, 2014.

Fernández Rivero, Juan Antonio. Historia de la fotografía en Málaga durante el siglo XIX. Málaga : Universidad – Editorial Miramar, 1994.

Riego, Bernardo. Cien Años de Fotografía en Cantabria. Lumberg, 1987.

Post relacionados:

Hallado un daguerrotipo de Gairoard

20 años de investigación fotohistórica en la CFRivero

¡Gracias por leer esta entrada!

Si te ha gustado… ¡difúndela!

Anuncios

Un comentario el “Tras los pasos de Lorichon

  1. Os felicito por el articulo.
    Empezamos bien el año aprendiendo cosas nuevas sobre los fotógrafos del XIX, estos personajes que no paraban quietos de una ciudad a otra y que nos vuelven locos a la hora de estudiarlos. En la Biblioteca de Catalunya hay un daguerreotipo de Lorichon que lleva su firma y se puede leer el segundo apellido Jompy. No estaba seguro si realmente era asi porqué es dificil de leer, pero ahora gracias a vuestro articulo ya no tengo dudas.
    Un abrazo.
    Ricard

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: