2 comentarios

Autocromos, el pictoralismo en color.

D. Olivier. Tolede, l'Alcazar et la gorge du Tage. Autocromo. c.a. 1910

D. Olivier. Tolede, l’Alcazar et la gorge du Tage. Autocromo. c.a. 1910

¡Sí, ha leído bien! Se trata de una fotografía realizada en torno a 1910. Es fácil que una fotografía en color nos sugiera, casi automáticamente, una fecha no anterior al último tercio del siglo XX, sin embargo el primer procedimiento para aportar color a la fotografía, comercializado con éxito desde 1907, fué la placa autocroma inventada por los hermanos Lumière, que mantuvo su vigencia hasta los años 30 en que fue sustituido por la diapositiva Kodachrome.

Color en la fotografía… una aspiración sobre la que se estuvo trabajando ya desde sus inicios. Los primeros procedimientos fotográficos dieron como resultado imágenes monocromáticas, pero desde los primeros tiempos del invento se buscaron procedimientos que incorporasen el color al resultado final. De esta forma muy pronto se desarrollaron métodos para colorear manualmente los daguerrotipos, con tan buen resultado que aún hoy conservan un buen aspecto, y lo mismo se hizo con calotipos y albúminas.

Sin embargo y tras diferentes experiencias, no fue hasta ya entrado el siglo XX cuando se consiguió el primer procedimiento comercial de fotografía en color. El autocromo proporciona imágenes positivas en color sobre placas de cristal. El resultado es un auténtico puntillismo en fotografía, ya que el color se consigue a base de microscópicos puntos de colores elementales. Las fotografías adquieren unos delicados tonos pastel que les da un encanto especial.  Es, como decimos, el primer procedimiento de color auténtico que tuvo cierto alcance y fue ampliamente utilizado, muy especialmente por los aficionados.

Segovia, puente y arco sobre el río Clamores, alrededor de 1910

D. Olivier. Segovie, vieux pont sur le Clamores. c. a. 1910. Autocromo

Os mostramos algunas de estas bellas placas, únicas ya que al no existir un negativo previo no es posible multiplicar la imagen, además es necesario retroiluminarlas para apreciar correctamente sus tonalidades o bien proyectarlas, tal y como posteriormente haríamos con las diapositivas. Nada sabemos de su autor salvo su nombre D. Olivier, posiblemente un francés pionero del turismo que visitó nuestro país, indudablemente un buen fotógrafo del que tenemos una treintena de estas imágenes de algunas de las ciudades más fotografiadas de España, Ronda, Toledo, Sevilla, Granada … y Segovia.

Las fotografías:

La fotografía de Toledo es casi un tópico, una de sus panorámicas más repetidas, no por ello menos bella: el Alcázar sobre la ciudad rodeada por el Tajo, nuestro fotógrafo supo elegir bien su punto de vista.

La fotografía de Segovia, que el Sr. Olivier titula de su puño y letra: “Segovie, vieux pont sur le Clamores“, además del encanto del lugar tiene el interés de ser ya sólo una imagen en la fotografía, ya que tanto el puente como el arco o puerta monumental parecen haber desaparecido. Quizá algún segoviano pueda arrojar más luz sobre este viejo puente sobre el río Clamores.

Actualización 8/01/2014: Julian nos indica que lo que se ve en esta foto segoviana es “el arco de la Fuencisla y el puente de San Lázaro, sobre el río Eresma, bastantes metros después de la desembocadura del Clamores en éste”. Según podéis leer en su comentario a este post: “Los dos siguen ahí, en la carretera de Arévalo, junto a la alameda y santuario de la Virgen de la Fuencisla, patrona de Segovia, al pie del Alcázar.”

Bibliografía:

Mariola Gómez Laýnez. “De cuando el sol empezó a pintar con colores. La placa autocroma“. Singular. 2010; 16, pág.: 39-49.

Sobre como reconocer una placa autocroma: “Placas autocromas”

Muy recomendable la monografía: Gómez Laínez, Mariola y Lenaghan, Patrick. El color del sol : la placa autocroma en España = color from sunlight : the autochrom in Spain Madrid : Ediciones El Viso ; The Hispanic Society of América, 2009.

No puede hablarse de autocromos sin hacer alusión a la obra del filántropo Albert Kahn y su proyecto Archivos del Planeta, un vasto proyecto fotográfico para recoger documentación gráfica de más de 60 países y que abarca 22 años. Este fondo de 72.000 placas autocromas y 183.000 metros de película se exhiben en el museo que lleva su nombre en París, en el cual también hay preciosos documentos de la España de principios del siglo XX.

Os recomendamos también un álbum sobre autocromos en la página “Pictoralism: Photography as art”.

Y un curioso manual adornado de ilustraciones que también tenemos en la CFRivero: Pellerano, Luigi. L’Autocromista e la pratica elementare della fotografia a colori. Milano. Ulrico Hoepli, 1914

Gracias a Maurice Sherif hemos conocido esta bella y completa página sobre autocromos:  “1907-2007 Centenaire de la photographie en coleur, AutoChrome Lumière

Y un precioso artículo sobre los autocromos de la Sociedad Excursionista de Barcelona: “Autocromo (autochrome)

¡Que lo disfrutéis!

Anuncios

2 comentarios el “Autocromos, el pictoralismo en color.

  1. Se trata del arco de la Fuencisla y el puente de San Lázaro, sobre el río Eresma, bastantes metros después de la desembocadura del Clamores en éste.

    Me gusta

    • Los dos siguen ahí, en la carretera de Arévalo, junto a la alameda y santuario de la Virgen de la Fuencisla, patrona de Segovia, al pie del Alcázar.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: