1 comentario

Los Larauza, París, Bruselas, Barcelona…

Henos aquí ante un notable retrato, toda la fuerza expresiva de la fotografía reforzada con unas pinceladas profesionales, un discreto toque de color en el tocado sobre el dramático vestido negro. La joven dama mantiene una carta en la mano y su triste mirada traspasa el objetivo de la cámara con enigmático mensaje. Su autor firma únicamente como LARAUZA

Adolphe Guillaume Larauza. Retrato de una joven. Bruselas, 1859-1865. Albúmina iluminada.

Adolphe Guillaume Larauza. Retrato de mujer con carta. Bruselas, 1859-1862. Papel a la sal iluminado.

Abstract:

The surname Larauza is shared by two photographers: Adolphe Guillaume (Paris 1813) and Gustave Larauza (Paris 1835). The first was a traveling daguerreotype photographer who ended up in Belgium, while Guillaume, after working a few years in Holland ended up establishing his studio in Barcelona.

Adolphe-Guillaume Larauza, nacido en París en 1813, ha cumplido ya 40 años cuando aparece por primera vez como fotógrafo en 1853, establecido en Gante (Bélgica) en la rue des Annonciades 10, donde se anuncia como: A. Larauza, artista de París, se suministran lecciones y cámaras fotográficas(1).

Adolphe-Guillaume Larauza. Autorretrato acompañado de su patente, 1855. Ilustración del Office for industrial Property, Brussels (1)

Adolphe-Guillaume Larauza. Autorretrato acompañado de su patente, 1855. Ilustración de la Oficina de la Propiedad Industrial de Bruselas (1)

En los años sucesivos trabaja entre esta ciudad y Bruselas, realizando daguerrotipos, pero también retratos sobre papel  o cristal, según sus anuncios, en los que no aparece ninguna dirección, lo cual confirma su caracter de fotógrafo ambulante en estos años.

Adolphe Guillaume Larauza. Etiqueta identificativa de daguerrotipos. Bélgica 1850s.

Adolphe Guillaume Larauza. Etiqueta identificativa de daguerrotipos. Bélgica 1850s.

De este periodo hemos encontrado dos daguerrotipos, uno de ellos fechado en París en 1857 y subastado en Drouot, y el segundo, publicado en Daguerreobase, realizado en Bélgica. En 1855 aparece en Bruselas en la rue d’Assaut 4, y en Julio de este año presenta su patente de un “photographic multiplier”, una cámara con un objetivo deslizante, que permitía obtener múltiples fotografías en una sola placa. En la ilustración que podemos ver, de la Oficina de patentes, aparece en sus manos, aunque no se aprecia muy bien.

Este mismo domicilio lo vuelve a utilizar en 1859, pero en 1857 aparece de nuevo en Gante, en la Rue de Courtrai 16b.

Adolphe Guillaume Larauza. Dorso de la fotografía "mujer con carta". Bruselas 1859-1865

Adolphe Guillaume Larauza. Dorso de la fotografía “mujer con carta”. Bruselas 1859-1865

Nuestro retrato pertenece al periodo en el que se instala en Bruselas en Montagne aux Herbes Potagères 41, a escasos metros de su anterior estudio, un local en el que permaneció durante un largo periodo, ya que lo ocupó desde octubre de 1859 al menos hasta 1868, y en el que en 1869 está registrado como fotógrafo su hijo Adolphe Larauza (París 1-7-1841). El Directory of photographers in Belgium…” dice exactamente:

Opposite the Rue Fossé aux Loups. Arrived at this address on 6-10-1859. Patent of 15-12-1865 for “photographic portraits, statuette genre” [the apparatus was a rotating wooden cylinder]. …

Como vemos A. Larauza presentó en 1865 una segunda patente, parece que el artificio consistía en un cilindro rotatorio, construido en madera para realizar foto-esculturas. Posiblemente una variante del invento de François Willeme. El invento quedó descrito en el British Journal of Photography. 1867, Octubre 11, p:488.

Como tantos otros colegas se esfuerza, en estos primeros años de la fotografía, en sustituir el retrato pictórico artesanal por un producto que no difiera demasiado de aquél, pero jugando con la ventaja del trabajo realizado por la cámara. El retrato de esta señora es un buen ejemplo, ya que dibuja con los pinceles sobre la imagen fotográfica, y la presenta en un marco ovalado de dimensiones considerables: 22 x 27 cm. ¿Quién podría decir si se trata de una pintura o de una fotografía?, el efecto supera las expectativas del cliente, y sobre todo porque el parecido es ¡sorprendente! ;).

El caso es que después de algunos años, según sigue informando el Directory…, padre e hijo abandonan definitivamente Bruselas en alguna fecha de 1868, después de haber explorado posibles destinos y simultaneado más de un establecimiento, ya que “Larauza, pére et fils”, aparecen instalados en París ya en 1865, en la rue du Faubourg Saint Martin 89, y además mantienen una sucursal en el nº 50 del boulevard de Strasbourg, Passage du Desir.(2). Sin duda no les fué mal en este nuevo destino, ya que en 1870 padre e hijo continuan trabajando en el mismo estudio. (3).

————————————

Gustave Larauza (París 1835 – Barcelona?)

Gustave Larauza. Retrato de un cazador. Barcelona, 1865/1877. Carte de visite en albúmina.

Gustave Larauza. Retrato de un cazador. Barcelona, 1865/1877. Carte de visite en albúmina.

No es el apellido Larauza muy común, ni siquiera en Francia de donde es originario, sin embargo además de Adolphe Guillaume Larauza y su hijo Adolphe, conocemos este otro fotógrafo del mismo nombre, que se inició en el oficio en París, según él mismo indicaba en sus fotografías, trabajando como operario en los estudios de los míticos: Nadar, Disderi y Ken. Sin embargo no hemos podido establecer ninguna relación familiar entre ellos.

Según el directorio holandés RKD, Gustave Larauza nació en París el 13/02/1835, y trabajó el daguerrotipo en Holanda durante algunos años: en 1856 lo sitúa en Róterdam asociado al fotógrafo Petrus Johannes Cornelisse y posiblemente independizado ya en 1857, aunque en 1858 lo identifican en Zierikzee, municipio de Schouwen-Duiveland, provincia de Zelanda.

Anuncio del fotógrafo Gustave Larauza. Diario "La Corona" de Barcelona 11/10/1864

Anuncio del fotógrafo Gustave Larauza. Diario “La Corona” de Barcelona 11/10/1864

Pero no es hasta 1864 (11 de octubre) cuando se documenta un primer anuncio en el periódico “La Corona” que le sitúa en Barcelona, nuestro hallazgo confirma la fecha apuntada en su día por Lee Fontanella. Sin embargo Jep Martí adelanta incluso a dos o tres años antes su presencia en la ciudad condal, “a la sombra del conde de Vernay” en cuyo estudio se establece cuando el conde se retira(4).

Gustave Larauza. Retrato de joven disfrazada. Barcelona 1865/1877. Carte de visite en albúmina.

Gustave Larauza. Retrato de joven disfrazada en una reproducción de un retrato en formato cabinet. Barcelona 1865/1877. Carte de visite en albúmina.

En los años siguientes se afianza su presencia en la capital catalana, Ricard Marco(5) ha seguido su rastro en Barcelona:

Gustau Larauza es un dels fotografs que normalment se citen als manuals d’historia de la fotografia. La seva producció en retrats sembla que va ser prou extensa. Al periode compres entre els anys 1867 i 1872 tingue el seu taller de fotografia als num. 36 38 de la Rambla del Centre (sobre el café Cuyas …)“.

Vemos pues definitivamente a nuestro fotógrafo en este estudio de la Rambla del Centro, que según informa Jep Martí: perteneció desde 1877 a Miquel Matorrodona… (discípulo suyo) (6) y más tarde, entre 1890 y 1911, a Miguel Masfarré. Su sucesor conservó comercialmente el nombre de “Fotografía Larauza” junto a un logotipo con dos emes entrelazadas, bajo las cuales aparece la palabra: ‘Sucesor’”, un dato muy revelador, ya que nos habla directamente del prestigio que consiguió el estudio durante los años en que ejerció Gustave Larauza.

Curiosamente en una fotografía fechada antes de 1915 aún puede observarse su anuncio publicitario “G. LARAUZA FOTOGRAFO” sobre el edificio en el que estaba su establecimiento.

Gustavo Larauza. Tres dorsos diferentes impresos en sus cartes de visite. Barcelona 1865/1877

Gustavo Larauza. Tres dorsos diferentes impresos en sus cartes de visite. Barcelona 1865/1877

Gustave Larauza. Retrato de una joven. Barcelona 1864/1877. Cabinet en albúmina.

Gustave Larauza. Retrato de una joven. Barcelona 1864/1877. Cabinet en albúmina.

Cerramos esta historia de los Larauza con otra dama de austero negro roto de encajes y flores blancas, un retrato que a pesar de la belleza de la joven choca por la forzada pose con las manos recogidas sobre un pedestal, con un injustificado retoque entre la falda y el mueble… y sobre todo por la seriedad de su expresión carente de espontaneidad, que podría justificarse quizá porque hacerse un retrato era un acto demasiado serio como para sonreir, o por la intención de ofrecer la imagen de una mujer seria y discreta en aquella fotografía tan importante…

Bibliografía y notas:

(1) Steven F. Joseph, Tristan Schwilden et Marie Christine Claes. Directory of photographers in Belgium (1839-1905). Museum voor fotografie, Antwerp, 1997

(2) François Boisjoly. Répertoire des photographes parisiens du XIX siècle. Paris: Les editions de l’amateur, 2009.

(3) Voignier, J. M. Répertoire des photographes de France au dix-neuvième siècle. Chevilly-Larue: Le pont de pierre, 1993.

(4) Jep Martí. Una targeta de visita (carte de visite) del “conde de Vernay”. L’Album de Jep, 2013.

(5) Ricard Marco. Els retratistes del segle XIX a Barcelona : Noves dades per a la història de la fotografia. Quaderns del Museu Frederic Marès. Expositions. 2003; 8 p: 149-171 (p:160)

(6) Fototertúlia 8/9/2014 a càrrec de Miquel Playà. Fotoconnexiò.

Rodríguez Molina, Mª José; Sanchís Alfonso, José Ramón. Directorio de fotógrafos en España (1851-1936) : (elaborado con la información que proporcionan los anuarios y guías comerciales). Valencia : Archivo General y Fotográfico de la Diputación de Valencia ,
2013.boton-comentarios_1

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

2 comentarios

Málaga en sus primeras tarjetas postales ilustradas

“Desde Málaga, Recuerdos… II: Las tarjetas postales ilustradas de Málaga (1896-1940)”

Portada del libro de Juan Antonio Fernández Rivero y María Teresa García Ballesteros.

Portada del libro de Juan Antonio Fernández Rivero y María Teresa García Ballesteros. “Desde Málaga… Recuerdos II”. Málaga, Ediciones del Genal, 2016.

Son muchas las vistas malagueñas que en los primeros años del siglo XX tuvieron el privilegio de ser editadas en estos documentos viajeros que son las tarjetas postales, 420 de ellas conforman el libro que ahora os presentamos

Con más de 400 postales entre sus páginas, salió a la luz nuestro primer libro: “Desde Málaga, Recuerdos…“, pero pasados ya algunos años queremos ampliar la posibilidad de que sean mejor conocidas y hemos editado su segundo volumen con 420 postales diferentes.

En ellas se muestra lo mejor de la ciudad: su urbanismo, su monumentalidad, los edificios, las avenidas, los jardines, los paisajes urbanos de los que los malagueños se enorgullecen, aquellos que se consideran capaces de competir, en muchos casos en igualdad de condiciones con los de otras ciudades que también han ido adaptando su diseño a las tendencias que se imponen en esta entrada de siglo. Al verlas se diría que Málaga es una ciudad casi perfecta, cargada de bellas perspectivas en cada uno de sus ángulos: es la ciudad abierta de la Alameda, el Parque y el Puerto, la calle Larios, la plaza de la Estación o la de la Merced.

Tarjeta postal con tres vistas fotográficas de Málaga. Circulada en 1902 y editada por las bodegas de Adolfo de Torres y Hermano.

Tarjeta postal con tres vistas fotográficas de Málaga. Circulada en 1902, editada por las bodegas de Adolfo de Torres y Hermano y fabricada por Manes & Co., de Berlín

Junto a ellas hay un espacio cedido al tipismo, en el que encuentran cabida las recónditas calles de la ciudad de siempre y hasta los barrios misérrimos de Mundo Nuevo, la ruina y la pobreza de sus habitantes se transforman en un valor que realza su singularidad.

Málaga, playa cerca de La Araña, al fondo la torre de las Palomas. Tarjeta postal editada por Andrés Fabert.

Málaga, playa cerca de La Araña, al fondo la torre de las Palomas. Tarjeta postal editada por Andrés Fabert (1910/14)

Una visión a exportar requiere también identificar los elementos genuinos del lugar, y es en este capítulo en el que se muestra por un lado la Málaga del mar, las playas con sus pescadores en la faena, las jábegas, las redes y los niños cenacheros;

Málaga, un pasero de la vega. Tarjeta postal editada por Álvarez Morales

Málaga, un pasero de la vega. Tarjeta postal editada por Álvarez Morales en 1901

y por otro el vino: las bodegas, los campos de vides, las faenas y la publicidad de lo que aún quedaba de una industria que conoció tiempos mejores.

Málaga, el puerto y la catedral. Dibujo litográfico. Tarjeta postal circulada en 1897 y editada por Pablo Dummatzen

Málaga, el puerto y la catedral. Dibujo litográfico. Tarjeta postal circulada en 1897 y editada por Pablo Dummatzen

La imagen de conjunto de sus panorámicas nos devuelve siempre una vista positiva, en la distancia los defectos desaparecen ante la ciudad marítima frente al mar y ante el decorado de las azules montañas, o bajo los tejados de los que sobresalen únicamente las torres de sus iglesias y la tremenda catedral.

Es la ciudad real la que se envía en una postal a la familia o al amigo, aunque sea solo una parte de ella, su cara mas amable, pensada para crear una buena imagen de una ciudad que quiere venderse.

Primera tarjeta postal ilustrada editada en Málaga. Enviada desde Málaga el 25/4/1896 y recibida en Winden (Austria) el 30/4/1896.

Primera tarjeta postal ilustrada editada en Málaga. Enviada desde Málaga el 25/4/1896 y recibida en Winden (Austria) el 30/4/1896.

Pero, ¿quienes fueron los editores de estas colecciones de postales? ¿Qué personajes están comprometidos con esta imagen de nuestra ciudad?, ¿Qué intereses les llevaron a realizar estas colecciones?. El interés por el documento que representan estas tarjetas fotográficas nos ha llevado a indagar sobre estas preguntas y a aportar interesantes datos sobre sus responsables últimos, encabezados sobre todo por sus comerciantes más sobresalientes y los exportadores de productos de la tierra, pero también hay una presencia importante de la industria editorial que en España o en Europa protagonizan la edición de tarjetas postales ilustradas. En el libro dedicamos 56 páginas al estudio de los editores de estas tarjetas.

Málaga, fachada marítima y productos de la región. Postal litográfica, 1900/1905 editada por Andre Hofer de Salzburgo.

Málaga, fachada marítima y productos de la región. Postal litográfica editada por Andre Hofer de Salzburgo (1900/05)

Aunque algunas de estas “postales” están ilustradas artísticamente con diseños diferentes a los de la fotografía o combinadas éstas con diferentes dibujos, en su mayor parte es la fotografía su protagonista… aunque el fotógrafo, por lo general, queda en el anonimato. Salvo en algunos casos en los que es posible identificar a aquellos que trabajaron en la Málaga del momento, como Muchart y Osuna, o reporteros gráficos nacionales como Casariego.

Colegio San Estanislao, patio. Iglesia de El Palo al fondo. Tarjeta postal circulada en 1911, editada por Andres Fabert.

Colegio San Estanislao, patio. Iglesia de El Palo al fondo. Tarjeta postal circulada en 1911, editada por Andres Fabert.

El lector comprobará que en este estudio aportamos nuevos datos que configuran un panorama mucho más completo sobre la historia y los editores de estos interesantes documentos en el ámbito de la ciudad de Málaga. Sin duda el tiempo y el interés por las imágenes y las tarjetas postales nos irán deparando sorpresas como las que ya nos han proporcionado estos veintidós años transcurridos desde el libro anterior.

Impreso publicitario de Rafael Álvarez Morales como editor de tarjetas postales. Málaga, ca. 1900.

Impreso publicitario de Rafael Álvarez Morales como editor de tarjetas postales. Málaga, ca. 1900.

boton-comentarios_1Reportaje publicado por “La Opinión de Málaga” 22/1/2017:

“Ventanas asomadas al pasado de Málaga” por Alfonso Vázquez

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

5 comentarios

La CFRivero en el Museo de Málaga – MMA

El MMA en la Aduana, es ya una realidad. Y la ciudad sabe que lo es gracias al empeño de muchos malagueños que durante años hemos reclamado este museo y este edificio para visualizar el arte y la historia que tenemos detrás. El museo abre por fin sus puertas y la Colección Fernández Rivero tendrá allí una pequeña muestra.

José Martínez Sánchez/Jean Laurent. Málaga, edificio de la Aduana (detalle). 1867. Albúmina sobre papel.

José Martínez Sánchez/Jean Laurent. Málaga, edificio de la Aduana – Sede del MMA – (detalle de una panorámica). 1867. Albúmina sobre papel.

El devenir de los acontecimientos que han rodeado la creación del nuevo MMA, es también un hecho insólito y en cierto modo paradójico, en una ciudad que ha heredado una leyenda negra en relación con la cultura, y que ha cambiado hasta el punto de reclamar en la calle “la Aduana para Málaga”, para su MUSEO. A día de hoy, le recibe acompañada de otra veintena de museos abiertos al público, con temáticas que cubren, además de las manifestaciones artísticas más clásicas en todas las facetas de las artes plasticas, otros aspectos más originales: museo taurino, del vidrio, de objetos religiosos, automóvil y moda, aeronáutico, costumbres populares, museo del mar, científicos… junto a ellos varios dedicados a determinados creadores sobre todo a la obra de nuestro inmenso Picasso.

¿Queda algún aspecto de las manifestaciones de nuestra cultura que no esté representado en ellos? Pues extrañamente sí.

Y es precisamente aquella que está más presente en nuestro día a día.

Autor desconocido. Málaga, muelle viejo. 1857-1860. Albúmina sobre papel.

Autor desconocido. Málaga, muelle viejo. 1857-1860. Albúmina sobre papel.

La que nos muestra cómo fuimos ayer, o el siglo pasado…

La que nos asoma cómo por una ventana a los instantes que ya no volverán.

La que sirve de testigo de los hechos que ya han acontecido y

guarda para nosotros la realidad de nuestra historia reciente o lejana.

Luis Leon Masson. Panorámica de Málaga desde la Alcazaba (detalle). 1858-1862. Albúmina sobre papel.

Luis Leon Masson. Panorámica de Málaga desde la Alcazaba (detalle). 1858-1862. Albúmina sobre papel.

La que se ha convertido en una de las expresiones artísticas más creativas.

Si…, la FOTOGRAFÍA.

José Spreáfico/Ernest Lamy. Málaga, fuente de la Alameda. 1863. Albúmina sobre papel.

José Spreáfico/Ernest Lamy. Málaga, fuente de la Alameda. 1863. Albúmina sobre papel.

Sin embargo la Fotografía está presente en el Museo de Málaga que ha tenido una sensibilidad especial para contar con ella, ha detectado esta ausencia y

Museo de Málaga. Panel que integra un documental con fotografías históricas de la ciudad.

Museo de Málaga. Panel que integra un documental con fotografías históricas de la ciudad.

ha querido incluir una pequeña muestra de la historia fotográfica de la ciudad con algunas de las fotografías de la CFRivero.

J. David. Obreros de la Ferrería de Heredia. Málaga, 1887. Albúmina sobre papel.

J. David. Obreros de la Ferrería de Heredia. Málaga, 1887. Albúmina sobre papel.

Panel titulado

Panel titulado “El triunfo de la fotografía” en el Museo de Málaga.

Algunas de ellas las encontraréis ilustrando la localización original de alguna pieza, y otras en los documentales que narran las historias de la Academia de Bellas Artes y de la Generación del 27.

Autor desconocido. Niños en la playa de la Malagueta. Málaga, 1890-1900. Gelatina de plata sobre vidrio.

Autor desconocido. Niños en la playa de la Malagueta. Málaga, 1890-1900. Gelatina de plata sobre vidrio.

Pero hay además otro documental, con guión e imágenes de la CFRivero que cuenta brevemente la historia fotográfica en Málaga en una colección de sus piezas más representativas, de las que incluimos aquí unas cuantas, y que el Museo ha situado, por su coincidencia en el tiempo, en la sección de pintura del siglo XIX.

Autor desconocido. Fuenteolletas. Málaga, 1900-1905. Gelatina de plata sobre vidrio.

Autor desconocido. Fuenteolletas. Málaga, 1900-1905. Gelatina de plata sobre virio.

Créditos del documental sobre la fotografía en Málaga durante el siglo XIX y principios del XX.

Créditos del documental sobre la fotografía en Málaga durante el siglo XIX y principios del XX.

Junto a Muñoz Degrain, José Nogales, Enrique Simonet o Sorolla, podremos encontrar alguna obra Jean Laurent, José Spreáfico o Luis Leon Masson, e integrar en nuestro subconsciente la imagen de la ciudad del XIX/XX cuyos contemporáneos crearon el germen de este museo.

Documental sobre la llegada de la fotografía a Málaga. Museo de Málaga. 2016.

Documental sobre la llegada de la fotografía a Málaga. Museo de Málaga. 2016.

¡Salud, Museo de Málaga!

boton-comentarios_1

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

2 comentarios

Los Hermanos Debas en el Madrid de fin de siglo

Nos han llamado la atención estos dos fotógrafos, a los que todo el mundillo fotohistórico llama “Los Hermanos Debas”, grandes desconocidos sin embargo, pero que fueron el mejor ejemplo de aquellos grandes estudios fotográficos que tuvieron su momento de esplendor en el último cuarto del XIX, y que Publio López Mondéjar describe perfectamente como: “los grandes fotógrafos áulicos de su tiempo, y los más activos cronistas de la vida social de aquella aristocracia ociosa y mostrenca -el Madrid “de la cuna y la elegancia” …“.

Fernando Debas. Infantas María de las Mercedes y María Teresa, hermanas de Alfonso XIII (Detalle). Madrid, ca. 1887.

Fernando Debas. Infantas María de las Mercedes y María Teresa, hermanas de Alfonso XIII (Detalle). Madrid, ca. 1887. Cabinet en albúmina.

icono-pdf

                                                       iconopresentacionDescargar presentación                 Descargar artículo completo

Resumen

Los hermanos Fernando y Edgardo Debas llegan a Madrid en 1872, procedentes de Francia, y enseguida se convierten en los principales fotógrafos de corte de Alfonso XII, por encima de Laurent, que entonces se encontraba en pleno apogeo de su actividad.

Juan Antonio Fernández Rivero en la presentación de este trabajo sobre los Hermanos Debas. Jornadas Imatge i Recerca, Girona, nov. 2016

Juan Antonio Fernández Rivero en la presentación de este trabajo sobre los Hermanos Debas. Jornadas Imatge i Recerca, Girona, nov. 2016

En el artículo se desvelan las claves de esta situación así como los detalles de sus actividades previas en Francia, las circunstancias de su llegada a Madrid, las desavenencias entre los hermanos, que no llegaron prácticamente a ejercer juntos más que durante un breve periodo de tiempo. Aunque los dos tuvieran relaciones con la Corte, sería finalmente Fernando el que acaparó las mayores atenciones de la Casa Real, dilatándose su actividad hasta 1902, en que se retira.

Abstract

The brothers Fernando and Edgardo Debas arrived in Madrid in 1872, coming from France, and soon became the main court photographers of Alfonso XII, above Laurent, who was then in full swing of his activity. The article reveals the keys to this situation as well as the details of his previous activities in France, the circumstances of his arrival in Madrid, the disagreements between the brothers, who practically did not practice together more than for a short period of time . Although both had relations with the Court, it would finally be Fernando who captured the greatest attention of the Royal House, dilating his activity until 1902, when he retired.

Cómo citar este artículo: Fernández Rivero, Juan Antonio; García Ballesteros, María Teresa. Los Hermanos Debas: Fotógrafos de corte en las monarquías alfonsinas. Jornades Imatge i Recerca, Girona, 2016.
  1. Un estudio para dos
  2. Pedro Edgardo Debas y Dujat
  3. Fernando Debas y Dujat
  4. Conclusiones y Bibliografía
Ambos hermanos Fernando Juan Bautista Debas y Dujant (31-8-1842/22-6-1914) y Pedro Edgardo (23-5-1845/28-12-1891), destacan en la nutrida relación de los fotógrafos que trabajaron en aquel Madrid de fin de siglo. Omnipresentes en la prensa contemporánea, no sólo por su actividad profesional sino también por el relieve social que ambos alcanzaron en la corte y entre la alta burguesía. El rastro de su actividad profesional es nítido, no es difícil encontrar el testimonio de sus retratos en cualquier colección institucional o particular y sus imágenes en Internet. Fotógrafos dedicados sobre todo al retrato personal en sus estudios, no realizaron muchos trabajos en exteriores, como no fuera al servicio de la monarquía o la nobleza, por lo que la fisonomía de los monarcas y sus familias, junto con los más altos personajes de la corte y el gobierno están en la galería de imágenes de los Debas, damas, caballeros e infantes de buen porte y mejor atrezo desfilaron por sus gabinetes y aún hoy nos observan desde sus pulcras ventanas.

Se iniciaron en la fotografía en Moulins, su ciudad natal en la región de Auvernia, en el centro de Francia. Con este apellido figura en el repertorio de Voignier (1993) un establecimiento fotográfico en la ciudad de Moulins en 1864, aunque con el único dato del apellido solo podemos elucubrar si quizá el estudio estuviese regentado por el padre de nuestros fotógrafos, quien los iniciaría en la profesión. El mismo repertorio los cita también establecidos profesionalmente desde 1865 en Angoulème (9 rue del’Arsenal), esta vez asociadas dos personas con apellido Debas, por lo que pensamos que debe tratarse de los dos hermanos.

Fernando permaneció allí hasta 1868, primero junto al fotógrafo Chanony y luego con Maury, quien finalmente se quedó con el estudio. Edgardo por su parte marchó a París, donde muy joven, en 1866 con apenas 21 años, llegaría a ser responsable de los talleres fotográficos de Le Monde Illustré. Cuando en 1870 París es sitiada por las tropas alemanas, el joven Edgardo se alista voluntario en el ejército,

licenciándose luego con un historial heroico(1). Mientras tanto su hermano Fernando abre estudios sucesivamente en Cognac (1869) y Libourne (1870) (Voignier 1993).

Notas:                                                                                               boton-comentarios_1

(1) La Ilustración Española y Americana, 8-1-1892, págs. 4 y 5.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

7 comentarios

El amante fotógrafo de Isabel II

Charles Clifford. Isabel II de España. Carte de visite en albúmina. Hacia 1860

Charles Clifford. Isabel II de España. Carte de visite en albúmina. Hacia 1860

El hallazgo de un nuevo personaje en la  corte de Isabel II, fotógrafo experimentado, nos confirma cómo la práctica de la fotografía no profesional, debió constituir una afición introducida y practicada entre la alta sociedad de la segunda mitad del siglo XIX.

Los primeros retratos de Isabel II, reina de España, nacida en 1830, son retratos pictóricos. Isabel niña y adolescente, pero ya en la década de 1850 la fotografía entra en Palacio de la mano de José Albiñana, practicante del daguerrotipo, del que el investigador César Díaz Aguado ha descubierto recientemente un retrato de la Reina en esta técnica.

Tras él los sucesivos retratos de Isabel están firmados por un amplio número de fotógrafos, los que pasaron por la corte, los más afamados de la capital, además de los que la fotografiaron en sus viajes y en su destierro.

Dorsos de las Cartes de Visite de Clifford, la auténtica y la falsificada. Madrid, Ca. 1855

Dorsos de dos retratos de Isabel II en Cartes de Visite de Clifford, la primera auténtica y la segunda falsificada. Madrid, Ca. 1860

Es Isabel II la primera monarca española que encontramos representada en la fotografía. La historia situó su reinado en el momento en el que el nuevo arte se extiende por todo el mundo y la realeza aprende a utilizar el nuevo medio, que se suma al tradicional y exclusivo retrato pictórico.

Retrato de Isabel II realizado por Charles Clifford, copia falsificada

Charles Clifford. Isabel II. Carte de visite en copia falsificada. Ca. 1860. Albúmina

Pedro Martínez de Hebert. Isabel II disfrazada de Judith. Madrid, Ca. 1860. Carte de visite en albúmina.

Pedro Martínez de Hebert. Isabel II disfrazada de Esther. Madrid, Ca. 1860. Carte de visite en albúmina.

Sus retratos han sido muy bien estudiados por Leticia Ruiz Gómez y Reyes Utrera Gómez, que nos revelan la larga serie de fotógrafos que captaron su imagen, casi siempre en retratos oficiales, pero también con motivo de sus viajes oficiales o de algún otro evento: Ángel Alonso Martínez, Heribert Mariezcurrena, Charles Clifford, Jean Laurent, Pedro Martínez de Hebert,

Pedro Martínez de Hebert. Isabel II reina de España. Madrid, Ca. 1860. Carte de visite en albúmina.

Pedro Martínez de Hebert. Isabel II reina de España. Madrid, Ca. 1860. Carte de visite en albúmina.

Franck. Isabel II reina de España.

Franck. Isabel II reina de España. Madrid, ca. 1865. Carte de visite en albúmina

Frank, Napoleón, Gumersindo Ortiz (Sevilla), L. Mouton (Madrid 1868) o Fernando Debas en Madrid; Antonio Cosmes y José Martínez Sánchez en Valencia, Antonio Barcia en Bilbao y Gonzalo Langa. A ellos hay que sumar también los realizados por el Infante Don Sebastián Gabriel, un buen aficionado al nuevo arte.

Los retratos reales en el pequeño formato de carte de visite, tenían sin duda una favorable acogida entre el público, por lo que fueron en algunos casos objeto de copia por parte de otros fotógrafos desaprensivos que comercializaron tarjetas falsas de inferior calidad, como la de una fotografía de Clifford que incluimos en estas líneas.

En sus años de destierro Isabel II pasó por algunos de los más prestigiosos estudios europeos como el de Disdéri, Alphonse J. Liebert, en París, Lucien Walery, P. Morgan, o Lacombe y Lacroix en Ginebra. También se conserva en el archivo del Palacio Real un retrato de Franz Hanfstaengl 1872 (Munich) iluminado por Fernando Debas. De sus últimos días en el Palacio de Castilla, nos dejó testimonio Marius Mayroud, que captó incluso la imagen de la Reina ya fallecida.

LE JEUNE Augustin Aimé Joseph. Isabel II y Alfonso XII. París Ca. 1870. Carte de Visite en albúmina

LE JEUNE Augustin Aimé Joseph. Isabel II y Alfonso XII. París Ca. 1870. Carte de visite en albúmina

Uno de sus últimos retratos en España es el realizado por Alfredo Esperon 1884 en Riofrío, durante una jornada de caza.

Sin embargo, entre todas las fotografías existentes en el archivo de Palacio, hay dos, una de un grupo en una cacería, y un primer plano, firmados por :

ORIMAR BRIDGE

Un personaje desconocido del que la investigadora Reyes Utrera dice:

“... de este enigmático fotógrafo, del que no aparece en la documentación del AGP ni rastro de su actividad de fotógrafo, conservamos el plano fotográfico más cercano del rostro de Isabel II, que había sido tomado hasta ahora, con afectuosa dedicatoria.”
La pregunta obligada está servida: ¿Quien es este fotógrafo del que nada sabemos?
Anónimo. Isabel II de España. Cádiz, Ca. 1860. Carte de visite en albúmina

Anónimo. Reproducción de un grabado de Isabel II de España. Cádiz, Ca. 1860. Carte de visite en albúmina

Un caso extraño, pues aunque los fotógrafos en Madrid en estos años eran muy numerosos, no eran tantos como para que desconozcamos incluso su nombre. … Podría ser un personaje de la Corte, no muy interesado en dar a conocer sus prácticas fotográficas…

El nombre es curioso… y por su estructura podría tratarse de un juego de palabras … ¿quizá un nombre al revés?…  Orimar..ramirO

¿Y si el apellido fuese el equivalente en inglés de la palabra española puente?: RAMIRO PUENTE

Kaulak. José Ramiro de la Puente y González Nandín. (Conservatorio Superior de Música de Madrid)

Kaulak. José Ramiro de la Puente y González Nandín. (Conservatorio Superior de Música de Madrid)

A partir de aquí es fácil seguir la pista y encontrar noticias de nuestro fotógrafo desconocido, que  no es otro que José Ramiro de la Puente y González Nandín, Marqués de Alta Villa, (título concedido por el gobierno italiano) uno de los últimos amantes de la Reina, que la acompañó en su exilio parisino, un personaje sevillano que tuvo muchas facetas: abogado, empresario e investigador en minería … académico de bellas artes de San Fernando, deportista interesado en la esgrima(1), la caza, el tiro, el juego de pelota…, periodista colaborador de varios

Jean Laurent. Isabel II de España. Madrid, ca. 1865. Carte de visite en albúmina

Jean Laurent. Isabel II de España. Madrid, ca. 1865. Carte de visite en albúmina

periódicos como El Heraldo o La Ilustración Española y Americana y fundador de su propio periódico en 1894 “El cardo”, sus intereses alcanzaban muy distintas artes como la esgrima o la interpretación musical en la que ejerció como profesor y cantante  lírico…, además como musicólogo publicó un método completo de canto. Fué también profesor de música de cámara del Real Conservatorio de Madrid.

Disderi. Isabel II de España. París, ca. 1865. Carte de visite en albúmina.

Eugène Disdéri. Isabel II de España. París, ca. 1865. Carte de visite en albúmina.

Su buena vida estuvo sin duda plagada de jugosos acontecimientos, la crónica de Charles Maurece de Vaux le describe como “uno de los tipos más distinguidos de la colonia española que vive en París”, alabando su buena disposición en el ejercicio de la esgrima, además de otras virtudes. Nos ha llamado la atención el episodio en el que, a través de su periódico, reta a un duelo al  senador de Illinois William E. Mason que acepta el desafío a través del médico George Powell of La Crosse (2)

Nada hemos encontrado de su afición a la fotografía, salvo las dos piezas del Palacio Real, y las subastadas en 2015, de las que no podemos concretar mas que se trataba de un retrato de Isabel II. Aunque la práctica fotográfica se encuadra con facilidad en un personaje tan polifacético y capaz como Ramiro Puente, las pruebas encontradas en la colección real, no son obra de un simple aficionado, quedan en ellas patentes el dominio de la técnica y del arte fotográficos, aunque el hecho de no haber encontrado más fotografías de nuestro personaje, puede llevarnos a deducir que sus trabajos de ámbito privado, simplemente no estén firmados y que sólo utilizó el pseudónimo de Orimar Bridge para firmar las fotografías realizadas en la Corte.

Neurdein. Isabel II de España. París, ca. 1865. Carte de visite en albúmina.

Neurdein. Isabel II de España. París, ca. 1865. Carte de visite en albúmina.

Bibliografía

Ruiz Gómez, Leticia. Isabel II frante al espejo: Retratos fotográficos. En: Pérez Garzón, Juan Sisinio. Isabel II. Los espejos de la reina. Madrid: Marcial Pons, 2004

Utrera Gómez, Reyes. Isabel II y la fotografía : imágenes de una vida [en línea], Estudios de Historia de España 15 (2013) .

Morales Villar, María del Coral. El Marqués de Alta-Villa (1845-1909) y su método completo de canto (1905): La escuela lírica francesa en España. Música Oral del Sur. 2013;10:46-76. 

Wikiwand: Marquís d’Alta-Villa

(1) Charles-Maurice de Vaux, Aurélien Scholl. “Le marquís d’Alta-Villa de la Puente”. En: Les hommes d’épée. En línea

(2)”2009 Centenaire de la mort du marquis d’Alta-Villa” En línea.

Respuesta aceptación de la participación en el duelo del Dr. George Powell. Publicada por The New York Times

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

2 comentarios

La Compañía de Guardias Jóvenes vista por Laurent en 1878

La fotografía del siglo XIX discurre sobre todo entre el retrato y las vistas urbanas o monumentales, más extraño es encontrar algún trabajo de cualquiera de aquellos fotógrafos realizado “por encargo”. Y este es el ejemplo que mostramos a continuación, un precioso álbum realizado por la Casa Laurent (J. Laurent y Cía.) para la Compañía de Guardias Jóvenes en 1878.

Jean Laurent y Cia. [Colegio de Guardias Jóvenes] Clase de instrucción primaria. Valdemoro (Madrid), 1878. Albúmina (Col. Fernández Rivero)

Jean Laurent y Cía. [Colegio de Guardias Jóvenes] Clase de instrucción primaria. Valdemoro (Madrid), 1878. Albúmina (Col. Fernández Rivero)

El conjunto de seis cuidadas fotografías aparece en un álbum encuadernado en tela roja con el título en letras doradas: “España. Compañía de Guardias Jóvenes. Vistas fotográficas 1878”, e incluye una página con la dedicatoria: “A S. M. el

Álbum fotográfico de la Compañía de Guardias Jóvenes, 1878. Portada y dedicatoria

Álbum fotográfico de la Compañía de Guardias Jóvenes, 1878. Portada y dedicatoria

Rey Don Francisco de Asís la Compañía de Guardias Jóvenes 1878″. Además de los créditos impresos del fotógrafo, todas ellas están tituladas a mano en tinta negra. En la parte superior se indica: “Cuerpo de la Guardia Civil” “Escuela de Guardias Jóvenes”. Y a pié de foto los títulos descriptivos de cada escena.

Esta Compañía estaba formada por los alumnos del Colegio de Guardias Jóvenes Duque de Ahumada (Polillas), institución que nació como internado con la finalidad de socorrer a los huérfanos de la propia Guardia Civil (creada en 1844) y prepararlos para un posible futuro como guardias. Tras su inicial ubicación en Madrid -Cuartel de San Martín- se trasladó después a Pinto, para acabar definitivamente instalado en 1856 en Valdemoro, en la antigua Real Fábrica de Paños y Tapices del Reino, denominada “Los Longistas”, un edificio que se acondicionó con los requerimientos propios de un internado del siglo XIX.

El trabajo de Laurent está fechado en 1878, un momento justamente anterior a la obligada ampliación que tuvo lugar en 1879, debido al aumento del número de alumnos que hasta esas fechas estaban organizados en una única “compañía”. Dos de las imágenes presentan a los educadores y a los internos uniformados y en formación en el exterior, son las tituladas: “Formación para esgrima de bayoneta” y “Formación en columna”.

Jean Laurent y Cia. [Colegio de Guardias Jóvenes] Formación en columna (detalle). Valdemoro (Madrid), 1878. Albúmina (Col. Fernández Rivero)

Jean Laurent y Cía. [Colegio de Guardias Jóvenes] Formación en columna (detalle). Valdemoro (Madrid), 1878. Albúmina (Col. Fernández Rivero)

Es interesante observar en el detalle de esta última imagen los tricornios de los guardias y las gorras rígidas o quepis de los chavales, los miembros de la banda de música con sus instrumentos, el capellán con su sobrero de teja, y el mulero tocado con un sombrero castellano, observando con curiosidad la pose para la fotografía, tras la tapia del recinto junto a su carro de dos mulas.

Las cuatro fotografías restantes muestran las instalaciones de la escuela: “Clase de instrucción primaria”, “Comedor”, “Sala de aseo” y “Dormitorio”.

La pulcritud y el orden reinan en estas cuatro estancias, de las que mostramos aquí el aula y la sala de aseo, sin embargo dentro de la modestia que se supone en esta institución, llama la atención el esmero con el que está acondicionado, los detalles de un cierto confort y el cuidado en los elementos decorativos, como los estores que cuelgan ante las ventanas, las bonitas lámparas de ambas estancias o el mapa y las múltiples láminas que llenan las paredes de la clase de primaria.

Jean Laurent y Cia. [Colegio de Guardias Jóvenes] Sala de aseo. Valdemoro (Madrid), 1878. Albúmina (Col. Fernández Rivero)

Jean Laurent y Cía. [Colegio de Guardias Jóvenes] Sala de aseo. Valdemoro (Madrid), 1878. Albúmina (Col. Fernández Rivero)

La sala de aseo no se queda atrás: ¿Se ha fijado en estos sofisticados lavabos colectivos? una instalación que por su singularidad mereció la inscripción que se aprecia en el extremo del primero y que reza: “Se construyó siendo Director Gral. el Excmo. Sr. D. Fernando Cotoner Marqués de la Cénia”.

Leer estas fotografías nos plantea algunos interrogantes: en primer lugar ¿por qué la Compañía de Guardias Jóvenes le dedica a Francisco de Asís este álbum?. Las crónicas nos hablan de la relación que el Colegio estableció con la monarquía a base de formar en la vecina estación de Aranjuez cada vez que los reyes pasaban por allí, hasta el punto de que el 10 de junio de 1864 el rey consorte, Francisco de Asis, revistó la compañia con el príncipe [Alfonso XII] de la mano. Desde este día, la Reina nombro protector de la Compañía a S. A. R. el Príncipe Alfonso.(1)

¿Podría ser esta “protección especial” el origen de la prosperidad de este internado?, ¿Por qué el álbum no se dedica al príncipe Alfonso?, ¿Por qué se hacen estas fotografías en esa fecha de 1878, cuando se está gestando la futura ampliación que ya hemos visto fué aprobada al año siguiente?

Por último hemos de felicitarnos por la conservación íntegra de este álbum que ha llegado tal cual se creó hasta nosotros.

Otros ejemplares del álbum:

La Biblioteca Nacional de España posee un álbum muy similar, las fotografías y la encuadernación son las mismas, la diferencia es la ausencia de dedicatoria y títulos en las fotografías, además el título del álbum está en francés: “Espagne: Compagnie de jeunes gardes: Vues photographiques 1878“.

La Real Biblioteca tiene también un ejemplar, encuadernado en tela verde, que suponemos igual al nuestro, aunque no hemos podido comprobarlo.

Bibliografía:

(1) La Compañía de Guardias Jóvenes (Fundamentos de su creación). Benemérita al día. 2014; noviembre.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

1 comentario

Las Bodegas Moreno Mora (Osborne), imágenes del XIX

Descubrimos hoy un álbum fotográfico de 1870/80 de una de las más antiguas bodegas del Puerto de Santa María: la bodega “de Mora” de Osborne, llamada así en honor de su fundador: Manuel Moreno de Mora.

Rafael Rocafull. [Bodega Moreno Mora] Bodegas de la izquierda. Puerto de Santa María. 1870/80. Albúmina

Rafael Rocafull. [Bodega Moreno Mora] Bodegas de la izquierda. Puerto de Santa María. 1870/80. Albúmina

Situada en el llamado “Campo de Guía” por la antigua ermita que orientaba a los marineros que se acercaban a la desembocadura del río Guadalete, fué una de las primeras bodegas en instalarse en este ensanche planificado de la ciudad, con fachada a la calle de los Moros. Su construcción data de 1827, en una zona de vientos propicios para la crianza de los vinos jerezanos.

La gestión fué continuada por su hijo José Pascual Moreno de Mora y Vitón (1825-1908), un gaditano que no debería ser olvidado, por su amor a Cádiz y porque empleó parte de su fortuna en beneficiar a su ciudad, construyó el Hospital “de Mora” que se convirtió en uno de los mejores de España, el Colegio Mirandilla, un vastísimo edificio de piedra para que recibieran educación más de 500 alumnos, y el desaparecido Sanatorio Madre de Dios. Este gaditano ilustre administró con gran sabiduría sus negocios incluida la producción de vinos, una actividad que a lo largo del siglo XIX tuvo un momento de gran expansión hacia la década de 1860, pero que debido a la competencia desleal de productores sin escrúpulos, vino a atravesar una gran crisis hacia 1870, antes de la llegada de la filoxera.

Rafael Rocafull. [Bodega Moreno Mora] Parte del patio grande y bodegas de la derecha. Puerto de Santa María. 1870/80. Albúmina

Rafael Rocafull. [Bodega Moreno Mora] “Parte del patio grande y bodegas de la derecha”. Puerto de Santa María. 1870/80. Albúmina. Compuesta a partir de dos fotografías.

Bodega La Mora perspectiva actual de Google                               Perspectiva actual que proporciona Google Maps

Y es en este periodo en el que José aborda una renovación de la bodega, como hicieron otros vinateros con el fin de superar la crisis, modernizando y adaptando las instalaciones para trabajar nuevos productos… Tenemos la fortuna de contar con el testimonio de la admiración que las instalaciones despertaron en el escritor y editor inglés Henry Vizetelly, gracias a la crónica que redactó tras su viaje por las comarcas vinícolas de Andalucía:

Datos acerca de Jerez: recogido en los viñedos y bodegas de los distritos de Jerez, Sevilla, Moguer y Montilla, durante el otoño de 1875“(1):   “Another important shipping house is that of Señor M. de Mora, whose stock of wine exceeds 10.000 butts. All the appointments of this great establishment, which is also set off with its floral parterres and rows of orange-trees, are of the most perfect kind. Machinery has been brought into requisition, not only for steaming and washing, but for gauging and evenmoistening the outsides of empty casks, so as to prevent the staves from shrinking. In the bodegas, too, the lower butts are supported on light iron stands instead of the usual cumbersome wooden beams or blocks of stone. Travelling stages are, more-over, provided to enable the wine to be drawn from the upper casks without the men having to climb up from one butt to the other according to the prevailing practice. At these bodegas we tasted some finos with a delicate bouquet and soft aromatic flavour; a full, luscious, and powerfully-perfumed moscatel, priced at 300 Libras the butt; a spirituous Pedro Jimenez of the consistency of syrup, and some rich amber-tinted Jerezano wine of great age but remarkably refines flavour.

Rafael Rocafull. [Bodegas Moreno Mora] Parte de la casa, maquina de vapor, lavaderos y alameda. Puerto de Santa María. Albúmina. 1870/80

Rafael Rocafull. [Bodegas Moreno Mora] “Parte de la casa, maquina de vapor, lavaderos y alameda”. Puerto de Santa María. Albúmina. 1870/80

José Moreno de Mora era consciente de la importancia y singularidad de la bodega y del interés de las mejoras que había introducido, y para dejar constancia de las reformas encarga un reportaje completo de esta gran “bodega catedral” al mejor fotógrafo de Cádiz, el artísta Rafael Rocafull y Monfort. Conocemos la biografía de Rocafull gracias al fotohistoriador gaditano Rafael Garófano (2) que nos ha descubierto su larga y magnífica trayectoria personal y profesional, en la que no falta esta faceta de fotorreportaje industrial, destacando el álbum de 8 fotografías sobre la construcción del dique de Matagorda, que nuestro autor califica como uno de los “mejores de la historia de la fotografía industrial en España”, y al que ahora podemos añadir este singular trabajo.

El cuidado con el que está diseñado el álbum nos hace sospechar que el mismo José Moreno planificara con el fotógrafo las tomas a realizar o  los puntos de vista. El álbum contiene quince preciosas fotografías con títulos manuscritos en los que se describe su contenido y en algunos casos se indica sí se corresponden con zonas antiguas o nuevas en la bodega:

  • Entrada al trabajadero, depósitos de agua, galería de la casa y costados del lavadero.
  • Bodegas del centro
  • Almijar en el nuevo establecimiento

Rafael Rocafull. [Bodega de Mora] Fachada exterior de la casa y bodegas. Puerto de Santa María. 1870/80. Albúmina / Aspecto en 2016

Rafael Rocafull. [Bodega de Mora] Fachada exterior de la casa y bodegas. Puerto de Santa María. 1870/80. Albúmina / Aspecto en 2016

La primera fotografía del álbum muestra la fachada principal en un momento en el que varios obreros trabajan en una zanja que recorre la calle, y es éste un detalle que no debe pasar desapercibido ya que nos acerca la fecha de su datación. Buscando… hemos encontrado la fecha en la que el Puerto de Santa María incorpora el alumbrado de gas en sus calles, a partir de la construcción de la fábrica de gas en 1871, y esta imagen que aquí vemos tiene todo el aspecto de ser una obra municipal para la instalación del nuevo alumbrado.

Rafael Rocafull. [Bodegas Moreno Mora] Interior del establecimiento antiguo tomado desde la portada. Puerto de Santa María. Albúmina. 1870/80

Rafael Rocafull. [Bodegas Moreno Mora] Interior del establecimiento antiguo tomado desde la portada. Puerto de Santa María. Albúmina. 1870/80

Aspecto en 2016 de la Bodega La Mora de Osborne

Aspecto en 2016 de la Bodega “De Mora” de Osborne

Hemos podido visitar recientemente esta preciosa y bien cuidada bodega y nos hemos llevado una grata sorpresa al comprobar el respeto que sus actuales propietarios, la casa Osborne, han mostrado a lo largo de todos estos años por conservar su aspecto original, no solo las naves bien llamadas “catedrales del vino“, imprescindibles para conseguir el personalísimo bouquet de los vinos del Puerto, sino toda la construcción y el propio ajardinamiento que ya describió Vizetelly: “sus parterres de flores y sus filas de naranjos…”

 Bibliografía:

Javier Maldonado Rosso. Un paisaje industrial singular: El ensanche bodeguero portuénse del Campo de Guía. II Jornadas andaluzas del patrimonio industrial y de la obra pública. Cádiz 2012.

(1) Henry Vizetelly. Facts about sherry : gleaned in the vineyards and bodegas of the Jerez, Seville, Moguer & Montilla districts during the autumn of 1875. London : [Jas. Wade], 1876

(2) Rafael Garófano Sánchez (1995). Cádiz en la fotografía del siglo XIX. Diario de Cádiz e INGRASA editorial. p. 103-116

A %d blogueros les gusta esto: