Deja un comentario

La plaza de Riaza en estereoscopias transparentes

Las pequeñas fotografías estereoscópicas nos siguen sorprendiendo. Recientemente hemos descubierto esta imagen de la plaza Mayor de Riaza (Segovia) en plena capea, un pequeño grupo de tres estereoscopias transparentes o tissues.

Fiesta de toros en la plaza de Riaza (Segovia)

Anónimo. Plaza Mayor durante una capea en Riaza (Segovia). Montaje con dos estereoscopias transparentes (tissues). Albúmina. 1860/1875

Esta fotografía es un montaje que hemos realizado con dos estereoscopias diferentes, las cuales mostramos bajo estas líneas, con el fin de componer una panorámica de su plaza Mayor (esto produce alguna distorsión, por ejemplo que veamos dos toros en la plaza cuando sólo hubo uno en cada ocasión, ya que cada fotografía pertenece a un momento distinto).

Corrida de toros en la plaza de Riaza (Segovia) 1860/75. Estereoscopia en albúmina de autor desconocido.Se trata muy posiblemente de la más antigua imagen de esta localidad segoviana, que hemos datCorrida de toros en la plaza de Riaza (Segovia) 1860/75. Estereoscopia en albúmina de autor desconocido.ado entre 1860  y 1875 apoyándonos en las características de las estereoscopias, su formato, la cartulina … y sobre todo su principal característica: que estamos ante  una estereoscopia transparente, un formato que tuvo su máxima presencia entre 1858 y 1875.

La técnica:

Las llamadas tissues son estereoscopias(1) positivadas en papel albuminado, muy delgado, a veces perforado en determinadas zonas (ventanas por ejemplo) y que se ilumina coloreando el dorso. Finalmente se refuerza por detrás con una fina hoja de papel translúcido (de ahí el nombre de tissue) que deja pasar la luz y la difumina. Estos coloreados y ventanas de luz aportan diversos efectos a la fotografía cuando ésta se visualiza al trasluz, en contraposición a la visión por luz reflejada, creando así efectos alternativos con escenas iluminadas o de día y de noche…

Estas fotografías tienen también así el doble aspecto de fotografías en blanco y negro y el de fotografías coloreadas cuando se aprecia el efecto de transparencia.

Toros en Riaza_2bPor ejemplo, esta es la imagen que se aprecia en esta fotografía cuando la vemos retroiluminada. El artista ha coloreado cuidadosamente la superficie correspondiente a las chaquetas de los vecinos con diversos colores, la capa del torero, los burladeros, los tejados … proporcionando un efecto de color.

La imagen:

La plaza Mayor de Riaza es muy conocida por su histórica adaptación como coso taurino. Una circunstancia muy común en los pueblos de gran parte de la geografía española, pero que en este caso ha sobrevivido hasta nuestros días. Según las e-crónicas, tuvo en el centro instalada la “picota” jurisdiccional hasta que la Constitución de 1812 abolió esta práctica, más tarde ocupó su lugar una farola de hierro fundido que permaneció allí hasta los años 6o del siglo XX, que es la que aparece en nuestra fotografía. Sin embargo puede observarse que el Ayuntamiento, que ocupa el centro de la imagen, no luce la torre campanario de hierro forjado con su reloj, que actualmente corona el edificio, ya que ésta se instaló en el año 1895.

(1) Se conocen muy pocos ejemplos de fotografía monoscópica que emplee esta técnica de transparencia.

Agradecemos tus comentarios

6 comentarios

Un botón de la “Casa Laurent”

Efectivamente, la imagen que está usted viendo corresponde a un botón decorado con una cámara fotográfica, con su objetivo, rodeada de rayos de sol y de la inscripción “FOTOGRAFÍA DE J. LAURENT“.Botón de los uniformes de los empleados del fotógrafo Jean Laurent. Madrid 1860-80

El mensaje que nos transmite esta fotografía es muy claro: podemos afirmar que se trata de uno de los botones de la indumentaria que vestían algunos de los empleados de este estudio fotográfico, el más famoso estudio madrileño durante la segunda mitad del siglo XIX, que durante unos 40 años radicó en el número 39 de la Carrera de San Jerónimo.

Imaginamos que este botón perteneció al uniforme de un conserje o recepcionista, un elegante personaje acorde con la decoración exterior del estudio que facilitara el acceso al establecimiento fotográfico. Ya que al tratarse de un botón de cierta envergadura, 29 mm de diámetro y forma semiesférica, estaba necesitado Dorso del botón de la casa Laurent de una prenda de cierta contundencia que lo sostuviera, con seguridad junto con otros compañeros idénticos, quizá una librea, una casaca o un gran chaquetón … Aunque también podría tratarse de la chaqueta del “botones”. En cualquier caso una prenda que posiblemente los empleados dedicados a tareas técnicas habrían sustituido por una bata o guardapolvos, más prácticos a la hora de manipular productos químicos o de proceder directamente a la realización del retrato.

Si nos fijamos en el anverso, se descubre una inscripción: * TW&W * PARIS que revela la marca del fabricante:  TRELON WELDON & WEILL Paris-France, uno de los más conocidos boutonniers que desde 1814 estaba spécialisé dans le bouton en métal en la fábrica que fundó M. Trelón empleando a jóvenes delincuentes como aprendices,Logotipo del fabricante del botón de Laurent y que pasado el tiempo realizó toda clase de brillantes botones tan necesarios en uniformes militares o civiles, presentes en todos los estamentos de funcionarios y también del mundo del comercio o de la fotografía, como estamos viendo … a poco que usted busque en Internet comprobará cómo los coleccionistas de botones le ilustrarán sobre este infinito mundo, botones con soles, lunas, escudos, animales, letras, armas … pero no nos vayamos por las ramas.

Obviamente el Sr. Laurent no escatimaba esfuerzos para dotar de los detalles más distinguidos a su negocio, y parece que no encontró en Madrid ningún artesano que reprodujese a su satisfacción la cámara resplandeciente, por lo que recurrió al más acreditado fabricante parisino.

Desde luego un botón tiene mucha más información de lo que pudiese parecer a primera vista, y seguramente esta razón nos pasó por la cabeza cuando lo encontramos, en Francia, hace ya más de diez años.

Entre las miles de fotografías de la Casa, no se conoce ninguna en la que se pueda observar algún detalle de las instalaciones del estudio de Laurent ni de sus operarios, aparte del carro-taller que hemos visto reproducido en múltiples publicaciones. En cuanto al aspecto de la fachada de su establecimiento en la Carrera de San Jerónimo nº 39, junto al periódico “La Discusión” y cerca de Las Cortes, se conoce una única fotografía, anónima, en la que se aprecia el edificio y el cartel “Fotografía 39″ que colocó en la galería acristalada que ocupaba la última planta(1). Nada sabemos de su interior salvo los decorados que sirven de complemento y fondo a sus retratos.

En cuanto al personal, nuestro amigo Carlos Teixidor, conservador en el Instituto del Patrimonio Cultural de España que custodia los negativos del fotógrafo, nos ha mostrado alguna fotografía en la que aparecen empleados en exteriores, pero siempre sin uniforme.

El legado de Jean Laurent es inmenso, miles de fotografías y de negativos de un catálogo impresionante. Al resto de su entorno ahora podemos añadir este pequeño/gran botón.

(1) Fotografía publicada en: Gutiérrez Martínez, Ana: “J. Laurent, creador, innovador y maestro de la fotografía“, en VV.AA.: Jean Laurent en el Museo Municipal de Madrid. Retratos, Museo Municipal de Madrid, Madrid, 2005, Tomo I, p. 38.

¡Gracias por leer esta entrada!

Agradeceremos tus comentarios.

Deja un comentario

Estereoscopistas ingleses en España: Frank M. Good

Fue Frank Good, el único editor/fotógrafo inglés que realizó una colección de cierta importancia de vistas estereoscópicas españolas durante estas primeras décadas de la historia de la fotografía. Este hecho bien merece una visita:

Frank M. Good. Sevilla, la Catedral desde el Alcázar. Albúmina, 1870/75

Frank M. Good. Sevilla, la Catedral desde el Alcázar. Albúmina en formato “álbum”, 1870/75

Contrariamente a lo sucedido con los estereoscopistas franceses, que realizaron diversos reportajes sobre España ya en las fechas iniciales de la comercialización masiva de cartulinas estereoscópicas, los grandes fotógrafos y editores ingleses apenas presentaron vistas españolas. Quizá cabe suponer con cierta lógica que este hecho se debió precisamente a la rápida penetración que tuvieron las estereoscopias realizadas por los franceses, inundando precozmente los posibles mercados. Cierto que según todos los indicios el fotógrafo inglés, afincado en Madrid, Charles Clifford realizó hacia 1857 las fotografías estereoscópicas de la colección de Ferrier, pero al ser este editor francés, este grupo de estereoscopias se encuadra en las colecciones francesas, no conociéndose por otro lado producción estereoscópica editada por el mismo Clifford.

No obstante, y al margen de la producción estereoscópica, las principales empresas fotográficas inglesas, Francis Frith y George Washington Wilson, no quisieron prescindir de incluir en sus catálogos colecciones españolas. La casa Frith envió en 1863 a España al fotógrafo Robert Peter Napper del que conocemos una interesante producción realizada en Andalucía (1). Sabemos además que algunos años después ampliaron su catálogo, aunque desconocemos la identidad del fotógrafo que las realizó. Por su parte George W. Wilson recurrió al fotógrafo, afincado en Gibraltar, James H. Mann (2), que desde esta plaza realizó un recorrido hasta Granada viajando por el interior, por lo que su serie original es, como en el caso de Napper, limitada, incluyendo además de la “Roca” ciudades como Algeciras, San Roque, Gaucín, Ronda, Álora, Málaga, Vélez Málaga y Granada. En total alrededor del centenar de imágenes. En esta ocasión sí que se incluyen algunas estereoscópicas, hasta 26 figuran en un catálogo de Wilson fechado a finales de siglo con vistas del sur de España. De estas imágenes apenas si se conocen ejemplares comercializados en la época, pero podemos identificarlas gracias a las placas que se conservan en la Universidad de Aberdeen que pueden ser consultadas públicamente.

Algunos años después, en 1888, bajo la firma escocesa J. Valentine & Co. aparece otro grupo de fotografías de Málaga y Granada, sin versiones estereoscópicas. Por último debemos citar también las pequeñas colecciones estereoscópicas editadas por algunos fotógrafos establecidos en Gibraltar, como el propio Mann, o Dautez, en las que a menudo se ven playas españolas.

Frank M. Good "View on the South Side of the Court of Alcazar". Cartulina estereoscópica en albúmina. 1870/75

Frank M. Good “View on the South Side of the Court of Alcazar”. Cartulina estereoscópica en albúmina. 1870/75

Tras este somero repaso de las firmas fotográficas inglesas en las que se encuentran vistas españolas, únicamente nos queda examinar atentamente la producción del fotógrafo Frank Good, el único editor/fotógrafo inglés que realizó una colección de cierta importancia de vistas estereoscópicas españolas durante estas primeras décadas de la historia de la fotografía.

Frank Mason Good (1839-1928), nació en Reino Unido, en Deal, condado de Kent (al sureste de Londres). Su padre, químico, se trasladó a Londres hacia 1840, dónde abrió un negocio de fabricación de productos químicos fotográficos. El caso es que en 1857 le encontramos, con tan solo 18 años acompañando al fotógrafo Francis Frith en su viaje a Egipto, como ayudante. La relación con el maestro tuvo que ser bastante cercana ya que algo más tarde el propio Frith le financiaría sus primeros viajes y le publicaría sus primeras fotografías. Así durante las décadas de 1860 y 1870 Good recorrió Grecia, Tierra Santa y próximo Oriente, para establecerse finalmente como editor fotográfico en el 47 The Minories en Londres, aunque nunca llegaría a consolidar una gran empresa al estilo de Frith o Wilson, sí colaboró con otros editores como León & Levy y B. W. Kilburn. Su pertenencia a la “Photographic Society” está documentada desde 1864 y fue sin duda un miembro activo ya que participó como juez en su concurso anual en 1880. Murió, olvidado, a los 90 años en Phoenix Green, Hants.

Frank M. Good. Valencia- Apostles's door of Cathedral / Tarragona- The Cathedral. Cartulinas estereoscópicas. Albúmina. Ca. 1873

Frank M. Good. Valencia- Apostles’s door of Cathedral. Cartulina estereoscópica tamaño estándar / Tarragona- The Cathedral. Cartulina estereoscópica tamaño “imperial”. Albúmina. Ca. 1873

Como muchos fotógrafos de la época, Good trabajó paralelamente los formatos “álbum” y estereoscópico, con la peculiaridad de que éste último lo comercializó en el tamaño estándar y en el llamado “Imperial” (unos 3 cms. más alto). Su producción estereoscópica, al no existir un catálogo completo que la describa (tan sólo uno de Tierra Santa), sólo se conoce parcialmente, sobre todo gracias a las investigaciones de Treadwell, que publicó en 1998 una de sus famosas “View List Series”(3) en la que ofrece una relación de sus estereoscopias con su número de serie y los datos de las cartulinas que tenía en su colección, con un total 343 imágenes, de las cuales él completó casi hasta el 80% de los títulos, porcentaje que baja al 63% para la parte española.

Frank M. Good y las vistas de España:

En la relación que establece Treadwell de todas sus estereoscopias, hay un grupo de vistas españolas, la primera de las cuales es la nº 232, una extraña fotografía de un nogal titulada: “Spanish Chestnuts”, las demás aparecen todas numeradas a partir de la 245, siendo las inmediatamente anteriores francesas, correspondientes a las ciudades de Bayona y Biarritz. Como quiera que la última vista española que conocemos es la número 340, de Sevilla, tenemos entonces un total de 96 vistas españolas o 97 si contamos la del nogal. A partir de esta lista hemos realizado un trabajo de búsqueda y recuperación de estas imágenes, al igual que venimos haciendo desde el año 2000 con todos los estereoscopistas que trabajaron en España. Parte de este trabajo quedó reflejado en nuestra publicación sobre la fotografía estereoscópica (4), pero después hemos seguido ampliándola, a veces en colaboración con otros colegas (5). Así podemos añadir ahora algunas estereoscopias más a la lista confeccionada por Treadwell para Good, con la información de nuestra propia colección y la que hemos podido recopilar en Internet, todo lo cual se muestra en la relación que acompaña a esta publicación, en el que se enumeran 76 títulos de un total de 97 imágenes, captadas durante la primera mitad de la década de 1870:

Relación de VISTAS ESTEREOSCÓPICAS DE FRANK M. GOOD (Haga click aquí)

Logo con el que Frank M. Good identificaba sus estereoscopias españolas

Logo con el que Frank M. Good identificaba sus estereoscopias españolas

Si describimos esta colección tratando al mismo tiempo de dibujar en el mapa el itinerario que pudo seguir FranK Good en su viaje, realmente nos resulta extraño, ya que difiere de los seguidos por el resto de los fotógrafos que nos visitaron en aquellos años. Puede decirse que entró por el País Vasco y lógicamente su primera vista -la 245- es de San Sebastián, sin embargo la 246 es una anodina vista con una acequia que él titula: “Moorish Aqueduct”, sin más indicación de lugar. Continúa por Zaragoza hacia Barcelona y recorre después las ciudades levantinas de Barcelona, Tarragona y Valencia, para pasar después a las ciudades andaluzas de Sevilla y Córdoba. Las vistas numeradas que hemos identificado son las siguientes: 248 al 252 son de Zaragoza, faltándonos datos de la 247 y 253. 254 al 265 vistas de Barcelona. Sin datos nos queda la nº 266 267 al 270 vistas de Valencia 271 al 283 de Tarragona 284 al 311 corresponden a Córdoba. Sin datos tenemos la nº 312 313 al 340 son vistas de Sevilla (28 en total). En resumen cerca del centenar de vistas de las que más de la mitad son de Córdoba y Sevilla, y que extrañamente no incluye ciudades tan importantes como Madrid, Toledo o Granada.

Dorsos de las cartulinas estereoscópicas editadas por Frank M. Good.

Dorsos de las cartulinas estereoscópicas editadas por Frank M. Good.

Estas cartulinas, de un llamativo color amarillo, muy bien confeccionadas y con todos sus datos en una etiqueta pegada al dorso, contienen también un curioso logotipo adaptando el conocido lema sevillano “No&DO”, de la misma forma que ya hiciera en sus colecciones de Tierra Santa, con enseñas locales. La colección se comercializó en dos formatos, el estándar y el “imperial”, ya mencionado antes, con la salvedad de que son las únicas vistas españolas que conocemos en este formato. Hemos identificado también una edición con cartulina de color verde claro sin la etiqueta mencionada pero con los datos y numeración impresos al dorso, además de una edición de estas mismas vistas en vidrio positivo para linterna mágica, editado por “Woodbury Lantern Slides”, con el nombre de “F. M. Good” y una numeración manuscrita que no se corresponde con su serie en papel. Por último hemos podido identifiar también copias en formato “álbum” de estas mismas vistas, fotografías en las que no consta información alguna de su autor, pero que al ser comparadas con las estereoscopias, muestran una total coincidencia. En nuestra colección tenemos un total de unas 45 piezas, entre ellas varias en formato álbum con vistas de Barcelona, Valencia y Sevilla. Son, en general, fotografías de muy cuidadas composiciones que eligen los principales monumentos de las ciudades visitadas, entre las que destacan aquellas en las que aparecen algunos personajes para vitalizar la fotografía y algunas otras en las que se muestran escenas de mercados en funcionamiento o gentes del lugar en sus faenas cotidianas.

Antes de despedir a Frank M Good, vamos a considerar una hipótesis que nos parece interesante en relación con la colaboración que mantuvo con su maestro Francis Frith. Como ya hemos indicado el primer grupo de fotografías españolas de la casa Frith, debidas a Napper, era solamente de Andalucía, realizadas en los años 1862-63. Napper fallecería en 1864, no sin antes haber tenido problemas con Frith. Unos años más tarde, durante los primeros de la década de 1870, Frith envía a España a otro fotógrafo para completar su colección española. En esta segunda aportación las ciudades visitadas son mucho más numerosas, abarcando gran parte de España. Dada la coincidencia de estas fechas con la de la visita de Frank M. Good a nuestro país, no queremos dejar de aventurar la posibilidad de que fuese Good la persona que Frith envió para realizar esta segunda parte española. En el caso de que esta hipótesis fuera cierta nos atrevemos a aventurar que Good habría hecho este trabajo en un viaje diferente al realizado para las fotografías de su propia colección, pues los formatos no coinciden (no hay estereoscópicas en la colección de Frith) y las ciudades visitadas tampoco son las mismas. Quizás Good aprovechó la ida o la vuelta de alguno de sus viajes a Oriente para pasar por España, unos viajes que Treadwell sitúa en 1871-72 el primero y en 1875 el segundo.

Bibliografía:

  1. Napper i Frith. Un viatge fotogràfic per la Ibèria del segle XIX. Giralt, Nuria i Almirall, Mireia (Coord). Barcelona, Museu Nacional d’Art de Catalunya, 2007
  2. Rafael Garófano Sánchez. Gibraltar, Sur de España y Marruecos en la fotografía victoriana de G. W. Wilson. Diputación Provincial de Cádiz, Fundación Provincial de Cultura, 2005.
  3. Treadwell, T. K. “The stereoviews of Frank M. Good”. Franklin N. C., EE.UU, The Institute for Photographic Research, 1998
  4. Fernández Rivero, Juan antonio. Tres dimensiones en la Historia de la Fotografía. La imagen estereoscópica. Editorial Miramar, Málaga, 2004
  5. Una imagen de España: fotógrafos estereoscopistas franceses [1856-1867], [exposición], [comisarios, Javier Piñar Samos, Carlos Sánchez Gómez]. Fundación Mapfre, Madrid, 2011.

Post relacionados:

Sala de la Calcografía Nacional en Madrid con la exposición "Una imagen de España" Recuperadas más de mil fotografías de la década 1860/70
John Hollingworth Mann. [Templo del Cementerio Inglés de Málaga]. Albúmina, ca. 1868 John H. Mann y el Cementerio Inglés de Málaga
Valentine, James (1815-1879) Aberdeen. Alameda de Málaga. Albúmina. 1880 Valentine, creando belleza
Robert P. Napper. Zaragoza desde el Noroeste, el puente de piedra y la Seo. [Frith's Series] Albúmina. c. 1863 Robert P. Napper, España en la Frith’s Series

¡Gracias por leer esta entrada!

Si te ha gustado… ¡difúndela!

Deja un comentario

Magia y Realidad, la CFRivero expone en la XIV Bienal de Córdoba

Daguerrotipo En el marco de la

XIV Edición de la Bienal Internacional de Fotografía de Córdoba

    Comisario de la Exposición:               Juan Antonio Fernández Rivero

    Fondos de la Colección Fernández Rivero de Fotografía Antigua (CFRivero)

    Lugar:   Real Círculo de la Amistad.  Sala Romero de Torres

    C/ Alfonso XIII, 14, 14001 CÓRDOBA

Del 13 de Marzo al 7 de Mayo de 2015

Botón visita la exposición

Horario: Lunes a sábado, 10:30 a 13:30 y 17:30 a 20:30. Domingos y festivos de 10:00 a 14:00 h.

Visita virtual

A través del botón “VISITA AQUÍ LA EXPOSICIÓN”, se muestra el índice de todas las fotografías que componen la exposición, y a través de cada título se abre en una nueva ventana la información relativa a cada una de ellas, para que los visitantes, presenciales o virtuales, puedan profundizar en el significado de cada pieza.      

Códigos QR

     En la propia sala de exposiciones, la cartela explicativa de cada fotografía, Código QR Exposición Magia y realidad estará acompañada de un código QR. Los visitantes podrán captarlos con su móvil y ver así la información que hemos preparado para cada uno de ellos.      Existen diversas APPs para la lectura de códigos QR, como por ejemplo: QR Code Reader, que pueden ser descargados en móviles con sistema Android, desde “Play store”, buscando: QR.

              ¡Esperamos que disfrutéis de esta exposición,

          al menos tanto como nosotros hemos disfrutado preparándola!

1 comentario

Tras los pasos de Lorichon

Fué Enrique Lorichón uno de esos fotógrafos inquietos que lejos de permanecer en una única ciudad viajaba continuamente propagando el nuevo arte, como hicieran también el Conde de Lipa o Gairoard. De hecho se van encontrando pistas de sus visitas en Barcelona, Sevilla, Murcia, Santander… y sobre todo en Málaga, ciudad con la que establece una relación especial.

Daguerrotipo coloreado de Dorotea Sholtz de Málaga, n 1857, realizado por E. Lorichon

Lorichon, E. Retrato de Dorotea Sholtz von Hermensdorf Caravaca, de Málaga, 1857. Daguerrotipo coloreado. (CFRivero)

Recientemente el Arxiu Fotogràfic de Barcelona, ha publicado un libro sobre los inicios de la fotografía en Barcelona, que aporta nuevos datos de la trayectoria de este personaje (1). Este pionero de la fotografía en España, miniaturista y litógrafo en origen … (“artista” en algunos documentos), se localiza en aquella ciudad a partir de 1834 ejerciendo con éxito su profesión de retratista entre la burguesía catalana. Sabemos tambien que realizaba copias litográficas de diversos autores para la enciclopédica obra de Parcerisa Recuerdos y bellezas de España. Pero a partir de 1848 lo encontramos ejerciendo como fogógrafo daguerrotipista, ya que tal y como sucedió con tantos otros miniaturistas, pasó de forma natural de los pinceles a la cámara daguerrotípica, eso sí, aprovechando sus dotes artísticas para “iluminar” el aspecto monócromo de la placa plateada.

En la Historia de la fotografía en Málaga durante el siglo XIX, que publicamos en 1994, ya contábamos que Enrique Lorichon, nacido en Belabre (Francia) hacia 1800 y que en 1827 se encontraba en Bruselas donde nació su hijo Eugenio, aparece en Málaga el 9 de marzo de 1853, anunciando en un periódico local su oferta de “Retratos fotográficos a 20 rs. y más según sus tamaños, por Mr. E. Lorichon, calle S. Juan de Dios, nº 14.” Se trata de retratos en daguerrotipo ya que (a pesar de que el Conde de Lipa ya realizó fotografía en papel con anterioridad en esta ciudad) el uso del papel por parte de este fotógrafo en Málaga no lo tenemos documentado hasta febrero de 1854 cuando para anunciar en el periódico que se traslada a un nuevo estudio en la Plazuela de los Moros nº 22, indica además que “realiza daguerrotipos sobre papel por un método sólo conocido por él“.

Sus anuncios siguen apareciendo ininterrumpidamente hasta 1860, ¡unos años en los que también está comprobada su presencia en otras ciudades españolas!. Sin embargo todo se aclara cuando al examinar los padrones descubrimos que “E. Lorichon” son en realidad dos personas, padre e hijo: Enrique Lorichon y Jompy y Eugenio Lorichon Morelle, de unos 60 años el primero, viudo, y de unos 30 el segundo. En su primera visita a Málaga establecieron su estudio en una de las fondas de la calle San Juan de Dios. Pero en la ciudad sólo hay otro fotógrafo, el Conde de Lipa, y el mercado crece por días, así que el hijo se hace cargo del negocio en la ciudad y el padre sigue viajando. Entretanto el joven Eugenio Lorichon conoce a la malagueña Joaquina Mayor Baro con quien contrae matrimonio – una fecha que hoy ya podemos aportar – el 23 de Septiembre de 1855, que coincide con una de las visitas de Enrique, y que se anuncia de nuevo en “El Avisador”:  “E. Lorichon … de vuelta de su viage de Francia …”.

Mostramos aquí una imagen de la inscripción civil de su matrimonio, en el que se anota “Poz” como lugar de nacimiento de Enrique Lorichón (quizá el topónimo de un lugar de menor importancia próximo a Belabre). También es interesante hacer constar que en la inscripción correspondiente en los archivos diocesanos que indica que el matrimonio se celebró en la Parroquia de Santiago, se cometió el error de nombrar como contrayente a “Enrique Lorichon” y que sólo fué diez años después cuando se corrigió el error, tachando el nombre y poniendo Eugenio en su lugar, mediante la correspondiente diligencia.

Inscripción del matrimonio civil de Eugenio Lorichon y Joaquina Mayor

Inscripción del matrimonio civil de Eugenio Lorichon y Joaquina Mayor

Así que al aumentar el número de miembros de la familia, trasladan su estudio y residencia a la calle Boquete del Muelle. Enrique Lorichón viaja continuamente pero regresa repetidamente a Málaga cargado de novedades. En 1857 se produce en la ciudad la revolución del estereóscopo, por Mr. Georges, a la que Lorichon responde rápidamente y amplia su repertorio a fotografías en “… papel, marfil, hule, lienzo, cristal, plancha metálica, y estereóscopo”. En 1858, y con motivo de una de estas visitas, los Lorichon vuelven a crecer y sitúan su estudio en una nueva localización: Calderería 5, se anuncian juntos padre e hijo como los Sres. E. E. Lorichon, e introducen la novedad de un nuevo y perfeccionado aparato estereoscópico.

Este último anuncio contiene también una interesante observación: “Los retratos sobre lienzo y hule tienen la ventaja de no reflestar como los semejantes hechos sobre plancha metálica, de estar en su ser y no ser de derecha a izquierda y de poderlos mandar en una carta, sin tener alteración alguna”. Es curioso que atribuye a las fotografías sobre lienzo y hule todas las ventajas que en realidad deberían tener también las de papel, pero sin incluirlas, lo que delata el escaso desarrollo aún de la fotografía en papel, al menos en Málaga.

Pero sorprendentemente el 14 de septiembre de 1859 muere de “tisis” (como concretan García Felguera y Martí) Eugenio Lorichon. Sabemos por los padrones de la presencia en Málaga de su padre en estas fechas anteriores al triste acontecimiento y después hasta ya bien entrado 1860, más tarde viaja a Murcia y en 1861 se le identifica en Santander, en ambas ciudades asociado con Planchard, sin que a partir de esta fecha se vuelva a encontrar su rastro.

La viuda de Eugenio, Joaquina Mayor Baro, continua explotando el establecimiento fotográfico unos años más, convirtiéndose de esta forma en una de las primeras fotógrafas andaluzas. Comienza anunciándose a partir de agosto de 1860 como Joaquina Mayor de Lorichon y más tarde indicando sólo el domicilio.

Dos inscripciones de imprenta en los dorsos de las "cartes de visite" de la Viuda de Lorichon

Inscripciones de imprenta en los dorsos de las “cartes de visite” de la Viuda de Lorichon. (CFRivero)

En esta situación permanece hasta finales de 1864. En enero de 1865 traspasa el estudio al fotógrafo francés Edmundo Mulchor que al año siguiente lo traspasa a su vez al malagueño Joaquín Sánchez.

La ilustración:

En la Colección Fernández Rivero tenemos un daguerrotipo firmado por E. Lorichón, datado en 1857, un retrato de la señorita malagueña Dorotea Sholtz von Hermensdorf Caravaca (1836-1906), hija del alemán D. Christian Sholtz von Hermensdorf fundador de las “Bodegas Sholtz”, que fue una de las mas importantes en la producción del famoso vino dulce de Málaga.

También hemos podido revisar al menos dos daguerrotipos firmados por E. Lorichon realizados en Málaga, ambos retratos coloreados de dos caballeros, uno de ellos es una pequeña placa de unos cinco por ocho centímetros bastante deteriorado. El otro está bien conservado y retrata a un militar en 1856.

Bibliografía:

(1) García Felguera, María de los Santos y Martí Baiget, Jep. “Barcelona i la daguerrotípia”. En: El Daguerreotip. L’inici de la fotografia. Barcelona : Ajuntament de Barcelona – Arxiu Fotografic de Barcelona, 2014.

Fernández Rivero, Juan Antonio. Historia de la fotografía en Málaga durante el siglo XIX. Málaga : Universidad – Editorial Miramar, 1994.

Riego, Bernardo. Cien Años de Fotografía en Cantabria. Lumberg, 1987.

Post relacionados:

Hallado un daguerrotipo de Gairoard

20 años de investigación fotohistórica en la CFRivero

¡Gracias por leer esta entrada!

Si te ha gustado… ¡difúndela!

2 comentarios

20 años de investigación fotohistórica en la CFRivero

Encontraréis aquí acceso  a algunos capítulos de nuestras publicaciones sobre historia de la fotografía. A estas alturas de nuestra experiencia como coleccionistas de fotografía antigua, creemos que esta actividad conlleva un contínuo e imprescindible trabajo de investigación. Es un aprendizaje en el que, en gran parte, son las propias fotografías las que hablan por sí mismas y en el que, como en un puzle inmenso, las piezas, grandes o pequeñas, van encajando en la historia de este arte, del que aún queda mucho por descubrir. Así que en estos días en que se cumplen 20 años desde la aparición de nuestros primeros libros sobre historia de la fotografía, queremos celebrarlo con quienes nos miran y nos leen asiduamente, con quienes nos buscan … y nos encuentran, o simplemente con quienes dan con nosotros por casualidad y disfrutan de nuestras imágenes. Queremos compartir con vosotros, aunque sea parcialmente, aquellas monografías que se editaron únicamente “en papel”. Junto a sus portadas os dejamos el enlace a alguno de sus capítulos que hemos reproducido digitalmente. Historia fotografia MalagaFernández Rivero, Juan Antonio. Historia de la fotografía en Málaga durante el siglo XIX. Málaga, Universidad de Málaga-Ed. Miramar, 1994 Disponible a texto completo:

Este trabajo fue una de las primeras fotohistorias locales que se publicaron en España, tras los trabajos generalistas de Lee Fontanella, Publio López Mondéjar, Marie Loup Sougez y otros. Ese mismo año se publica también: Desde Málaga recuerdos

Disponible a texto completo:

En los años siguientes el propio estudio de la colección fotográfica nos descubre la laguna que existe en el conocimiento de la fotografía estereoscópica, y es así como surge una obra de investigación que ahora cumple 10 años, durante los cuales se ha convertido en todo un referente para la fotohistoria española, dando lugar al mismo tiempo a una fuerte y merecida revalorización de la fotografía estereoscópica en España y al reconocimiento del importante lugar que ha ocupado en la formación de su historia iconográfica. Tres dimensiones Fernández Rivero, Juan Antonio. Tres dimensiones en la historia de la   fotografía. La imagen estereoscópica. Málaga, Ed. Miramar, 2004. Una   completa historia de la fotografía estereoscópica desde sus inicios en 1838 hasta las primeras décadas del siglo XX. Explicaciones técnicas y capítulos dedicados a Inglaterra, Francia, Estados Unidos y España. Se completa con un índice onomástico. Disponible a texto completo:

Por último advertir al lector que tenga siempre en cuenta la fecha de los textos que reproducimos y considere que el tiempo también ha pasado por ellos y por tanto alguno de sus datos puede tener una versión actual más completa o exacta. Otras publicaciones de la CFRivero pueden verse en el repositorio E-Lis

¡Gracias por leer esta entrada!

Si te ha gustado… ¡difúndela!

2 comentarios

Las dos fotografías más antiguas de la CFRivero: 1843

Hoy presentamos las dos piezas más antiguas de la Colección Fernández Rivero para celebrar nuestro particular cumpleaños de la presentación de la fotografía: Un calotipo de William Henry Fox Talbot y un daguerrotipo anónimo de origen francés. Ambos datados en 1843.

Calotipo de William Henry Fox Talbot. Ancient Doorway, Magdalen College, Oxford (Reino Unido). Negativo de papel y positivo de papel a la sal. 1843. (Col. Fernández Rivero)

William Henry Fox Talbot. Ancient Doorway, Magdalen College [Chapel], Oxford (Reino Unido). Negativo de papel y positivo de papel a la sal. 1843. (Col. Fernández Rivero)

Se cumple también en este mes de noviembre de 2014 el 175 aniversario de la fotografía en España, en conmemoración de una fecha, la del 10 de noviembre de 1839, en la que el grabador Ramón Alabern tomó con una cámara de daguerrotipia una vista del edificio de la Lonja del Mar en Barcelona. Una imagen hoy desgraciadamente perdida.

Aunque si lo que buscamos es la fecha más temprana en la que se realizó una fotografía en suelo español, habremos de tener en cuenta un hecho que ya adelantaba Carlos Teixidor y que aparece también en la reciente publicación de Alexandre Ramires: “The voyage of the daguereotype”, una pequeña crónica sobre el viaje de la fragata francesa Oriental-Hydrographe, en la que embarcaron una cámara de daguerrotipia. Relata Alexandre que a su paso por Tenerife entre el 28 y el 30 de Octubre de 1839 se realizó, casi con toda seguridad, una toma con la cámara en dicha ciudad. El hecho es relatado en una carta remitida desde la embarcación, y también en este caso se trata de una imagen perdida.

Sea como fuere, el imparable progreso de la fijación en imágenes de nuestra realidad cotidiana a través de las técnicas fotográficas, derivó desde ese momento de una técnica a otra, en su camino hacia una reproducción cada vez más perfecta. Como muestra de sus primeros pasos traemos hoy dos imágenes:

La primera: el calotipo de la portada de la Magdalen College Chapel, en Oxford. La portada de esta iglesia gótica fué uno de los objetivos de Hery Fox Talbot, en la serie que tomó con destino a la primera revista que se publicó en el mundo con fotografías: The Art Union Journal, en este caso pegadas en las páginas a falta de un método de reproducción fotomecánica. Una iniciativa valiente del propio Fox Talbot, para la que se prepararon más de 6000 copias de un número, hasta ahora, desconocido de tomas originales.

Esta fotografía se publicó en el volumen del año 1846, aunque los documentos de la revista acreditan que fueron tomadas en 1843. Y como le ha sucedido a nuestro ejemplar, muchas de estas pruebas con el tiempo han ido perdiendo definición, un hecho que habría que disculpar dado que prácticamente se trató de un experimento fotográfico, pero que injustamente ha restado prestigio a esta auténtica azaña editorial. La publicación está hoy prácticamente perdida y para recabar información sobre su auténtico contenido fotográfico y cuantos de estos ejemplares han sobrevivido, ha surgido el proyecto: The 1846 Art Union Photographs Project. ¡Si tiene usted un ejemplar de esta publicación con su foto, no deje de avisarles!. Nosotros ya lo hemos hecho. Será interesante ver qué noticias nos depara sobre las primeras obras de Fox Talbot.

Nuestro segundo objeto de mayor antigüedad es un daguerrotipo iluminado, con un lujoso marco de madera y resina, del que únicamene conocemos, por su procedencia, que su protagonista pudo tener alguna relación con la noble familia de Orleans.

Anónimo. Retrato de dama. [Familia d'Orleans]. Daguerrotipo. Francia, 1843 (Col. Fernández Rivero)

Anónimo. Retrato de dama. [Familia de Orleans]. Daguerrotipo iluminado. Francia, 1843 (Col. Fernández Rivero)

Reverso del daguerrotipo anónimo "Retrato de dama [familia d'Orleans]. Francia, 1842. (CFRivero)

Anónimo. Reverso del daguerrotipo “Retrato de dama [familia d’Orleans]. Francia, 1843. (CFRivero)

  

 El tamaño es de 1/6 de placa, que equivale a un rectángulo de unos 7 x 8 cms. y era de las medidas más frecuentemente utilizadas.

Esta es la imagen del reverso que se conserva perfectamente, y aquí debajo el detalle de la inscripción con la fecha en que fué realizado: “Fait le 15 7bre. 1843″

Inscripción ampliada del reverso del daguerrotipo "Retrato de dama"

Texto manuscrito ampliado del reverso del daguerrotipo “Retrato de dama”

Es interesante esta fecha en la que aún eran muy escasos los estudios de daguerrotipia en París o en Londres. Al ser el daguerrotipo un objeto frágil, que se deteriora con facilidad a la intemperie y se puede destruir por el contacto con los dedos u otras superficies, se protegía siempre con un cristal y enmarcado o encastrado en cajitas de diversos materiales.

Bibliografía:

Teixidor, Carlos (1999). La fotografía en Canarias y Madeira: la época del daguerrotipo, el colodión y la albúmina: 1839-1900. Madrid. ISBN 84-605-8665-0.

Ramires, Alexandre. The voyage of the daguerreotype. On the Daguerreotypes and Physionotypes of the Oriental-Hydrographe. Coimbra, 2014. (Libro no en venta)

CFRivero. Identificación de daguerrotipos. Artículo en Mundocolección.

Post relacionados:

Daguerrotipos “Made in Spain”

Hallado un daguerrotipo de Gairoard

¡Gracias por leer esta entrada!

Si te ha gustado… ¡difúndela!

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 672 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: