2 comentarios

El secreto de los Garzón

¿Se imaginan la sorpresa de encontrar detrás de un muro una colección de placas fotográficas de cristal realizadas alrededor de 1900? Pues así sucedió no ha mucho tiempo en Córdoba, cuando Daniel Garzón, descendiente de la familia del fotógrafo Rafael Garzón, remodelando el antiguo estudio familiar, encontró un auténtico tesoro de imágenes que hoy se hallan en el Archivo Municipal de la ciudad.

Portada del Catálogo de la exposición

Portada del Catálogo de la exposición “Los Garzón, Kalifas de la fotografía cordobesa”. Córdoba, Ayuntamiento, 2017

Can you imagine the surprise of finding behind a wall a collection of glass photographic plates made around 1900? As it happened, there was not much time in Cordova, when Daniel Garzón, a descendant of the photographer Rafael Garzón’s family, remodeling the old family studio, found a real treasure trove of images that are now in the Municipal Archive of the city.

A raíz de este hallazgo, la directora del Archivo Ana Verdú, ha organizado en el precioso patio de su sede, una exposición que ha comisariado el fotoperiodista Antonio Jesús González, cuyo trabajo de investigación acerca de la vida y obra de “los Garzón” se nos revela en el catálogo(1) de la misma, junto con una magnífica selección de la obra de estos fotógrafos, una auténtica saga familiar que trabajó en Granada, Córdoba y Sevilla entre 1880 y 1945.

En el inmueble situado en la esquina de la calle Corregidor Luis de la Cerda con la plaza que va a la Puerta del Puente, se encuentra la casa/estudio de Rafael Garzón Herranz, decorada con reproducciones de las columnas de la Mezquita y otros detalles arquitectónicos, que permitían recrear un ambiente morisco, muy del gusto de los turistas, que ataviados con disfraces posaban para el fotógrafo, llevándose un peculiar recuerdo de su visita. Y es entre estas paredes donde casualmente han aparecido una serie de cajas de madera, construidas para contener los negativos de cristal, en buen estado de conservación.

¿No se preguntan ustedes qué causas moverían a los Garzón a emparedar esta selección de sus mejores obras? La fotografía analógica es un material fragil, más como en este caso tratándose de negativos de gelatinobromuro sobre cristal, pero proteger este material de forma tan drástica conlleva la decisión de no volver a utilizarlo, lo que nos lleva a suponer que fuese éste un acto realizado al final de su vida profesional, cuando el estudio se ve obligado a cerrar tras la guerra civil.

Rafael Garzón Rodríguez. Nº 387 Granada. Danza de Jitanos por el Capitán Juan Amaya. Albúmina, ca. 1890

Rafael Garzón Rodríguez. Nº 387 Granada. Danza de Jitanos por el Capitán Juan Amaya. Albúmina, ca. 1890

Cuenta Antonio Jesús González, que Rafael Garzón aprendió fotografía con Juan Mon en Madrid y José García Ayola en Granada, y que al morir el fotógrafo parisino Carlos Mauzaisse, emparentado con la familia, se hizo cargo de su estudio en Granada, con tan solo 22 años. A partir de aquí su mejor baza fotográfica son los retratos a los turistas que visitan la Alhambra, y junto a ellos aquellos productos que pueden interesarles como los retratos de personajes típicos, sin que por ello descuiden la fotografía monumental y topográfica de un alto nivel, que captan no sólo en su ciudad sino también en otras ciudades andaluzas (Málaga, Cádiz, Algeciras, además de Toledo o Tánger), extendiendo su negocio ya entrado el siglo XX a Sevilla y Córdoba.

Rafael Garzón. Nº 119 Granada vista general de la Alhambra, Albaicín y murallas que lo rodean. Albúmina. Ca. 1890

Rafael Garzón. Nº 119 Granada vista general de la Alhambra, Albaicín y murallas que lo rodean. Albúmina. Ca. 1890

Entre las imágenes que la CFRivero conserva de estos fotógrafos, nos han llamado la atención esta poco usual vista de Granada desde el noroeste, en la que se muestra aún como una ciudad medieval tras sus murallas.

Y esta otra vista de Ronda, que guarda cierta similitud con la anterior en la intención del fotógrafo de captar la ciudad en su conjunto, extramuros.

Rafael Garzón. Nº 1461 Ronda, castillos árabes y romanos y vista de la ciudad. Albúmina. Ca 1895

Rafael Garzón. Nº 1461 Ronda, castillos árabes y romanos y vista de la ciudad. Albúmina. Ca 1895

Rafael Garzón. Nº 514 Cordoba, laberinto de columnas en la Mezquita. Albúmina. Ca 1895

Rafael Garzón. Nº 514 Cordoba, laberinto de columnas en la Mezquita. Albúmina. Ca 1895

Su establecimiento de Córdoba data de 1910, regentado por el segundo Garzón de la saga, el joven Rafael Garzón Herranz, sin embargo ya contaba en su catálogo con fotografías de esta ciudad realizadas en años anteriores, como en esta impecable imagen de la Mezquita en la que firma el fotógrafo: “Garzón fotógrafo Granada”.

Rafael Garzón. Nº 1201 Costumbres Sevillanas. Intarior de un corral. Albúmina. 1898

Rafael Garzón. Nº 1201 Costumbres Sevillanas. Interior de un corral. Albúmina. 1898

Su interés por la fotografía costumbrista le llevaba a colarse en el interior de los patios de vecinos y a captar imágenes como esta en la que podemos apreciar la vida cotidiana de los vecinos, el trabajo del zapatero con sus útiles expuestos en la mesa de trabajo, el pequeño aprendiz, el lavadero al fondo… y curiosamente ¡la señora del zapatero leyendo el periódico!

Son escasísimos las colecciones fotográficas, de un mismo autor que han llegado hasta nosotros, pero afortunadamente una suerte de coincidencias han hecho posible que este magnífico conjunto del trabajo de Rafael Garzón, el custodiado por Rafael Garzón Valdearenas y el legado de su familia cordobesa en el Archivo Municipal de Córdoba, haya llegado a nuestros días.

Bibliografía:

(1) Los Garzón, kalifas de la fotografía cordobesa. Coord. Ana Verdú Peral y Antonio Jesús González. Córdoba, Ayuntamiento, 2017. Disponible en Internet.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Málaga en las estereoscopias de Ferrier

1857 es el año en el que se edita una de las primeras series estereoscópicas de localidades españolas, publicada en París por Claude Marie Ferrier, en ella aparecen: Madrid, Segovia, Toledo, Cuenca, Córdoba, Sevilla, Granada, Ronda y Málaga, ciudad a la que hoy vamos a dedicar este espacio.

Ferrier-Soulier. 7084 Vue a Malaga (Espagne) [Batería de San Rafael]. Málaga, 1863. Estereoscopia en colodión sobre vidrio.

Ferrier-Soulier. 7084 Vue a Malaga (Espagne) [Batería de San Rafael]. Málaga, 1863. Estereoscopia en colodión sobre vidrio.

A partir del trabajo del fotohistoriador Rafael Garófano(1) nos iniciamos en el conocimiento de este ingente y singular fóndo que fue generando la empresa que unos años después, en 1864, Ferrier junto a su hijo continua junto a Soulier (Ferrier père fils et Soulier), incorporan nuevas vistas de España añadiendo: Pamplona, Olite, Zaragoza, Montserrat, Barcelona, Sagunto, Valencia, Alicante, Cartagena, Cádiz, Aranjuez, La Granja, El Escorial y Burgos (serie 7000).(2)

Pero vamos a centrarnos aquí en las fotografías dedicadas a esta ciudad del sur de Europa, que muchos europeos verían por primera vez en estas estereoscopias sobre vidrio, que en francés el editor tituló y numeró así, bajo el apartado genérico de Malaga:

  • 6500   Panorama de Málaga
  • 6501   Vue du port de Málaga
  • 6502   Chantiers de Málaga
  • 6503   Vue panoramique des faubourgs
  • 7081   Panorama de Malaga pris du château
  • 7082   Panorama de Malaga pris de Saint-Christophe
  • 7083   Fontaine du Salon de Bilbao
  • 7084   Vue à Malaga (6)

Como quiera que los fondos de esta casa pasaron a la firma Levy, continuadores de la empresa, hoy día muchos de sus negativos se conservan en esta colección que guarda la Agence Roger Viollet en París.

Ferrier-Soulier. 6500 Panorama de Malaga. 1857. Colodión sobre vidrio en formato estereoscópico

Ferrier-Soulier. 6500 Panorama de Malaga. 1857. Colodión sobre vidrio en formato estereoscópico

Esta primera fotografía, la 6500, muestra la ciudad desde El Castillo de Gibralfaro, una atalaya ideal desde la que el fotógrafo eligió la vertiente marítima en la que están presentes tanto el mayor edificio de la ciudad: su catedral y el palacio de la Aduana junto al puerto.

Jean Laurent/Ferrier. Malaga, vue du port. 1857. Albúmina en formato estereoscópico

Jean Laurent/Ferrier. Malaga, vue du port. 1857. Albúmina en formato estereoscópico

La 6501 está tomada desde el piso superior de La Farola (faro de la ciudad), mostrando el muelle principal con las barcas un tanto movidas, la Catedral y parte del edificio de la Aduana que se ve a la derecha de la imagen.

La estereoscopia 6502, titulada “Chantiers de Málaga” (Astilleros de Málaga)

Ferrier-Soulier. 6502 Chantiers de Malaga. 1857. Colodión sobre vidrio.

Ferrier-Soulier. 6502 Chantiers de Malaga. 1857. Colodión sobre vidrio.

muestra una escena de la playa de Pescadería (hoy Muelle de Heredia) en la que se podrían estar construyendo grandes barcazas de pesca.

Ferrier-Soulier. 6503 Malaga, vue panoramique des faubourgs. 1857. Colodión sobre vidrio.

Ferrier-Soulier. 6503 Malaga, vue panoramique des faubourgs (detalle). 1857. Colodión sobre vidrio.

La estereoscopia 6503 muestra la zona norte de Málaga, en la que destaca el Convento de la Victoria, sede de la Patrona de la ciudad, a la derecha, y a la izquierda una de las escasas imágenes del desaparecido Circo y Plaza de Toros de la Victoria, separados ambos por la calle Cristo de la Epidemia.

La pregunta que muchas veces queda sin responder cuando estudiamos estas fotografías decimonónicas de grandes editores, es ¿cual sería la identidad del fotógrafo que realizó la toma?. En este caso sabemos que Clifford realizó algunas de ellas (existe carta en la que afirma tener que ir a Segovia a realizar fotografías estereoscópicas para Ferrier), aunque el asunto requiere más investigación. Por otro lado sabemos también que las fotografías 6501, 6502 y 6503 (así como de otras ciudades) aparecen en el catálogo del fotógrafo Jean Laurent de 1863 con los mismos títulos en español, una coincidencia que identificamos en 2001 (3).

El segundo grupo, como hemos señalado realizado en 1864, repite en su número 7081-Panorama de Malaga pris du château, una imagen prácticamente igual a la primera de la serie, la 6500, con pequeñas diferencias que nos indican que se trata de una placa distinta.

Pero la 7082 – Panorama de Malaga pris de Saint-Christophe, es decir: … tomada desde el Cerro de San Cristóbal, tiene el doble interés de mostrar un primer plano de chumberas y pitas, especies exóticas en el ámbito europeo, enmarcando la ciudad al pie de la colina fortificada de Gibralfaro.

Ferrier-Soulier. 7082 Panorama de Malaga pris de Saint-Christophe. Colodión sobre vidrio en formato estereoscópico

Ferrier-Soulier. 7082 Panorama de Malaga pris de Saint-Christophe. Colodión sobre vidrio en formato estereoscópico

Siguiendo el orden de presentación del catálogo nos encontramos con la nº 7083

Ferrier-Soulier. 7083 Malaga. Fontaine du Salon de Bilbao. 1863. Colodión sobre vidrio

Ferrier-Soulier. 7083 Malaga. Fontaine du Salon de Bilbao. 1863. Colodión sobre vidrio

 – Fontaine du Salon de Bilbao, es una imagen muy poco vista, lo que resulta extraño al tratarse de la hermosa Fuente de Génova en el principio de la Alameda, con la Casa de los Larios a la derecha.

La 7084 y el “Cañón Tigre”

Pero volvamos sobre la primera imagen que abre este artículo. Se trata de la última estereoscopia de la serie en Málaga y su título “Vue a Malaga” no aporta ninguna información sobre la imagen que presenta, y es curioso porque existe toda una historia oculta entre estos cañones situados en algún lugar de las playas malagueñas:

El primer plano de la fotografía se sitúa en la “Batería de San Rafael” que junto con las de San José, San Nicolás y San Felipe, defendían el puerto. Unas defensas puestas en cuestión en un informe que realizó el Mariscal de Campo José Herrera García en 1857, en el que avisa

… sobre la prosperidad de Málaga y su desprotección ante cualquier ataque por su indefensión por tierra, pues de los antiguos muros de la ciudad sólo quedaban los de la Alcazaba y Gibralfaro y era evidente la escasez y mala disposición de las baterías que defendían el puerto, en concreto las de San Rafael. San José, San Nicolás y San Felipe y los fuertes de San Carlos y Santa Catalina“(4)

De hecho, si observamos la panorámica 6500 tomada desde Gibralfaro en 1857, se observa la ausencia de artillería en esta  Batería de San Rafael.  Esta fortificación, como se ve en la estereoscopia, estaba situada en la misma playa,

Ferrier-Soulier. Vue a Málaga. [Detalle de uno de los cañones situados en la Batería de San José en Málaga], 1863. Colodión sobre vidrio en formato estereoscópico.

Ferrier-Soulier. Vue a Málaga. [Detalle de uno de los cañones situados en la Batería de San José en Málaga], 1863. Colodión sobre vidrio en formato estereoscópico.

junto a la desembocadura del río Guadalmedina, el río de la ciudad, y nos permite observar al fondo, la batería de San José protegiendo el puerto, así como el tejado del “tinglado” que protegía las mercancías en la explanada portuaria, y al pié del monte de Gibralfaro con su castillo y su coracha, la Aduana, hoy Museo de Málaga .

Si nos fijamos en el detalle de los cañones, el que queda más a la vista del espectador y algo más atrás aquel sobre el que se apoya el segundo personaje, son dos piezas exactas al famoso cañón Tigre que se conserva en Tenerife, y si bien este modelo fue fundido en el siglo XVIII está soportado por una cureña de hierro colado en la que se aprecia la inscripción “SEVILLA 1860″(5). Podríamos pues deducir que a raíz del informe de 1857 se decidió enviar a Málaga nuevo material defensivo y que estamos ante uno de los productos de la Real Fábrica de Artillería de Sevilla.

Bibliografía:

  1. Garófano Sánchez, Rafael. Andaluces y Marroquíes en la colección fotográfica de Lévy (1888-1889). Cádiz : Diputación, 2002
  2. Sánchez Gómez, Carlos. Los editores Ferrier-Soulier y Gaudin. En: Una imagen de España: fotógrafos estereoscopistas franceses [1856-1867]. Madrid, Fundación MAPFRE. Instituto de Cultura. 2011.  Y Fernández-Rivero, Juan-Antonio . [Reseñas biográficas de la casa Ferrier-Soulier, Gaudin-Frères, Ernest Lamy y Jean Andrieu]., 2011 En: Una Imagen de España. Fotógrafos estereoscopistas franceses [1856-1867]. Fundación MAPFRE. Instituto de Cultura, pp. 104-105.
  3. Fernández Rivero, Juan Antonio.Tres dimensiones en la historia de la fotografía: La imagen estereoscópica. Málaga: Editorial Miramar, 2004. Pag.: 131-132
  4. Citado por: Antonio Gil Albarracín. Destrucción y reconstrucción del dispositivo defensivo en el litoral andaluz durante la primera mitad del siglo XIX. Ponencia en las VI Jornadas AFORCA.
  5. Calvo, Juan L. Montajes en el material de antecarga. pág. 64. Blog: Catalogación de Armas.
  6. Publicada en: Garófano Sánchez, Rafael (Op. cit) p: 25.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Nuevas fotografías de Charles Clifford

Cierto, aunque cada vez es más difícil, aún aparecen nuevas fotografías del maestro Clifford de vez en cuando, como este rincón de Granada a orillas del Darro, bajo la Alhambra, un molino pintoresco en la cuesta que hoy llaman “de los Chinos”.

Charles Clifford. Granada, Cuesta del Rey Chico. 1858-62. Albúmina (Col. particular)

Charles Clifford. [Granada, Cuesta del Rey Chico]. 1858-62. Albúmina (Col. particular)

Autor desconocido. Retrato del pintor Dionisio Fierros. Madrid, ca 1861. Albúmina en formato

Autor desconocido . Retrato del pintor Dionisio Fierros. Madrid, ca 1861. Albúmina en formato “carte de visite” (Col. descendientes del pintor Fierros)

Esta fotografía forma parte del conjunto de unas setenta que en su día pertenecieran al pintor asturiano Dionisio Fierros, de quien se conoce su amistad con Clifford(1), y que está siendo estudiado por uno de sus descendientes: el arquitecto y fotógrafo malagueño Pablo F. Díaz-Fierros. De su investigación sobre este interesante conjunto tendremos noticias en un futuro, pero hasta entonces y gracias a su generosidad, disfrutemos aquí de algunas primicias.

La pertenencia a un artista confiere al conjunto de una cierta personalidad, así no es casualidad que algunas de ellas, como el precioso paraje granadino, muestren paisajes inspiradores para la obra de un pintor romántico en la segunda mitad del XIX, y otras sean reproducciones de cuadros del pintor. La colaboración Clifford/Fierros tiene pues una doble faceta, en ocasiones la fotografía servía de modelo para la composición pictórica y en otras el fotógrafo simplemente levanta acta fotográfica del trabajo pictórico.

Jarandilla de la Vera en 1858

Clifford, Charles. Jarandilla de la Vera. Albúmina. 1858

Un ejemplo del primer caso puede ser el cuadro de Fierros titulado “La Picota“, que reproduce exactamente la misma escena tomada por Clifford en su fotografía de Jarandilla de la Vera, como única diferencia el rostro oculto de la mujer sojuzgada que en la versión pictórica se descubre, mirando casi al espectador.

Por otro lado el cuadro de Fierros titulado “La Muñeira” fue reproducido fotográficamente por Clifford en el momento en el que la obra se mostraba en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1860 en Madrid, en ella puede verse en la esquina inferior izquierda, el número que le correspondía en aquella muestra. La fotografía está depositada en la Biblioteca Nacional.

Reynoso (Sevilla). Reproducción del óleo de Dionisio Fierros titulado

Reynoso (Sevilla). Reproducción del óleo de Dionisio Fierros titulado “La Muñeira”. Sevilla ca. 1860. Albúmina

La reproducción que aquí incluimos se debe al fotógrafo sevillano Reynoso que fotografió el cuadro en el Palacio de San Telmo, ya que fue adquirido por el Duque de Montpensier en la misma Exposición. Posteriormente esta fotografía fue incluida entre las integrantes de los álbumes fotográficos que Antonio de Orleans, un gran amante de este nuevo arte, confeccionaba para regalar a sus amistades.

Es curioso que algunas de las nuevas fotografías encontradas son versiones diferentes de otras tomadas por Clifford ya conocidas, como ésta de la madrileña Fuente de Neptuno captada en invierno, mientras que la versión que conocemos, y que se encuentra en la Royal Collection Trust, nos muestra un paisaje estival. Incluso algunas de las fotografías han podido ser identificadas como “segundas tomas”, es decir: realizadas en momentos muy próximos al de la fotografía que fue finalmente la elegida para su publicación, y que mantienen por tanto entre ellas muy leves diferencias.

Charles Clifford. Madrid, Fuente de Neptuno. 1860-62 (Col. Familia Fierros)

Charles Clifford. Madrid, Fuente de Neptuno. 1860-62 (Col. descendientes del pintor Fierros)

Y si bien es bastante conocido el conjunto de imágenes tomadas por Clifford en el Palacio de la Granja de San Ildefonso (Segovia), no habíamos podido contemplar hasta ahora esta otra fotografía de la fachada posterior del edificio, desde los jardines.

Charles Clifford. Palacio de La Granja de San Ildefonso (Segovia), fachada posterior. Ca. 1853. Papel a la sal. (Col. Familia Fierros)

Charles Clifford. Palacio de La Granja de San Ildefonso (Segovia), fachada posterior. Ca. 1853. Papel a la sal. (Col. descendientes del pintor Fierros)

Esta colección es en sí misma un conjunto bastante uniforme en su factura, y aunque no todas las fotografías tienen el sello seco o la firma de Clifford, cabe sospechar que todas ellas son debidas a este fotógrafo, ya que responden a sus características de tamaño y calidades técnicas y ninguna de las no firmadas ha podido ser atribuida a ningún otro autor.

Charles Clifford (at.). Madrid, inauguración de la primera fuente del Canal de Isabel II en la calle de San Bernardo. 24/6/1858. Albúmina. (Col. descendientes del pintor Fierros)

Charles Clifford (at.). Madrid, inauguración de la primera fuente del Canal de Isabel II en la calle de San Bernardo. 24/6/1858. Albúmina. (Col. descendientes del pintor Fierros)

De ella forma también parte esta otra fotografía de la inauguración de la primera fuente del Canal de Isabel II , en la calle de San Bernardo el 24 de Junio de 1858, que no tenía hasta ahora un autor reconocido, y así consta en la copia que custodia el “Archivo del Canal de Isabel II”(2), sin embargo su pertenencia a este conjunto avala su incorporación a la obra de Clifford.

Por último ha sido también un descubrimiento encontrar aquí esta panorámica de la ciudad francesa de Pau desde la orilla del Gave, que podríamos quizá atribuir igualmente a Charles Clifford.

Charles Clifford. Panorámica de Pau. 1859-1860. Albúmina. (Col. Familia Fierros)

Charles Clifford? Panorámica de Pau. 1859-1860. Albúmina. (Col. descendientes del pintor Fierros)

Si bien no estaba documentado hasta ahora ningún viaje del fotógrafo a estas regiones pirenaicas, recientemente el fotohistoriador José Antonio Hernández Latas ha registrado dos estancias de Clifford en el Balneario de Panticosa(3), en los años 1859 y 1860, en esta última ocasión durante todo un mes. El Balneario se encuentra en el mismo meridiano que la ciudad francesa, al otro lado de los Pirineos a una distancia de 82 Km, lo cual hace plausible que el fotógrafo realizara esta interesante excursión, no solo atraído por la ciudad señorial sino también por el activo grupo fotográfico afincado alli desde hacía algunos años, la llamada “Escuela de Pau” de la que formaban parte algunos compatriotas suyos, como Farnham Maxwell-Lyte y John Stewart.  Puede que obtuviera así esta fotografía de la mejor vista de Pau y su impresionante Chateau, captada prácticamente desde el mismo lugar que ya en 1855 lo hicieran Heilmann y Maxwell-Lyte.

Bibliografía

(1) Dionisio Fierros : íntimo y mundano : 1827-1894 / comisaria Rosa María García Quirós ; textos José Manuel López Vázquez, Rosa María García Quirós. Caixavigo e Ourense, 2000. Pág: 111.

(2) Reproducida en el libro de Publio López Mondejar “Madrid, laberinto de Memorias. Barcelona: Lunwerg, 1999. p: 38
(3) José Antonio Hernández Latas. “Fotógrafos y viajeros en torno al Balneario de Panticosa (Huesca): de Charles Clifford (1859) a Lucas Cepero (1915)”. Argensola. 2015;125:89-131
– Fontanella, Lee. Clifford en España: Un fotógrafo en la corte de Isabel II. Madrid: El Viso, 1999.
boton-comentarios_1Valido la inscripción de este blog al servicio Paperblog bajo el seudónimo cfrivero ».

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

1 comentario

Los Larauza, París, Bruselas, Barcelona…

Henos aquí ante un notable retrato, toda la fuerza expresiva de la fotografía reforzada con unas pinceladas profesionales, un discreto toque de color en el tocado sobre el dramático vestido negro. La joven dama mantiene una carta en la mano y su triste mirada traspasa el objetivo de la cámara con enigmático mensaje. Su autor firma únicamente como LARAUZA

Adolphe Guillaume Larauza. Retrato de una joven. Bruselas, 1859-1865. Albúmina iluminada.

Adolphe Guillaume Larauza. Retrato de mujer con carta. Bruselas, 1859-1862. Papel a la sal iluminado.

Abstract:

The surname Larauza is shared by two photographers: Adolphe Guillaume (Paris 1813) and Gustave Larauza (Paris 1835). The first was a traveling daguerreotype photographer who ended up in Belgium, while Guillaume, after working a few years in Holland ended up establishing his studio in Barcelona.

Adolphe-Guillaume Larauza, nacido en París en 1813, ha cumplido ya 40 años cuando aparece por primera vez como fotógrafo en 1853, establecido en Gante (Bélgica) en la rue des Annonciades 10, donde se anuncia como: A. Larauza, artista de París, se suministran lecciones y cámaras fotográficas(1).

Adolphe-Guillaume Larauza. Autorretrato acompañado de su patente, 1855. Ilustración del Office for industrial Property, Brussels (1)

Adolphe-Guillaume Larauza. Autorretrato acompañado de su patente, 1855. Ilustración de la Oficina de la Propiedad Industrial de Bruselas (1)

En los años sucesivos trabaja entre esta ciudad y Bruselas, realizando daguerrotipos, pero también retratos sobre papel  o cristal, según sus anuncios, en los que no aparece ninguna dirección, lo cual confirma su caracter de fotógrafo ambulante en estos años.

Adolphe Guillaume Larauza. Etiqueta identificativa de daguerrotipos. Bélgica 1850s.

Adolphe Guillaume Larauza. Etiqueta identificativa de daguerrotipos. Bélgica 1850s.

De este periodo hemos encontrado dos daguerrotipos, uno de ellos fechado en París en 1857 y subastado en Drouot, y el segundo, publicado en Daguerreobase, realizado en Bélgica. En 1855 aparece en Bruselas en la rue d’Assaut 4, y en Julio de este año presenta su patente de un “photographic multiplier”, una cámara con un objetivo deslizante, que permitía obtener múltiples fotografías en una sola placa. En la ilustración que podemos ver, de la Oficina de patentes, aparece en sus manos, aunque no se aprecia muy bien.

Este mismo domicilio lo vuelve a utilizar en 1859, pero en 1857 aparece de nuevo en Gante, en la Rue de Courtrai 16b.

Adolphe Guillaume Larauza. Dorso de la fotografía "mujer con carta". Bruselas 1859-1865

Adolphe Guillaume Larauza. Dorso de la fotografía “mujer con carta”. Bruselas 1859-1865

Nuestro retrato pertenece al periodo en el que se instala en Bruselas en Montagne aux Herbes Potagères 41, a escasos metros de su anterior estudio, un local en el que permaneció durante un largo periodo, ya que lo ocupó desde octubre de 1859 al menos hasta 1868, y en el que en 1869 está registrado como fotógrafo su hijo Adolphe Larauza (París 1-7-1841). El Directory of photographers in Belgium…” dice exactamente:

Opposite the Rue Fossé aux Loups. Arrived at this address on 6-10-1859. Patent of 15-12-1865 for “photographic portraits, statuette genre” [the apparatus was a rotating wooden cylinder]. …

Como vemos A. Larauza presentó en 1865 una segunda patente, parece que el artificio consistía en un cilindro rotatorio, construido en madera para realizar foto-esculturas. Posiblemente una variante del invento de François Willeme. El invento quedó descrito en el British Journal of Photography. 1867, Octubre 11, p:488.

Como tantos otros colegas se esfuerza, en estos primeros años de la fotografía, en sustituir el retrato pictórico artesanal por un producto que no difiera demasiado de aquél, pero jugando con la ventaja del trabajo realizado por la cámara. El retrato de esta señora es un buen ejemplo, ya que dibuja con los pinceles sobre la imagen fotográfica, y la presenta en un marco ovalado de dimensiones considerables: 22 x 27 cm. ¿Quién podría decir si se trata de una pintura o de una fotografía?, el efecto supera las expectativas del cliente, y sobre todo porque el parecido es ¡sorprendente! ;).

El caso es que después de algunos años, según sigue informando el Directory…, padre e hijo abandonan definitivamente Bruselas en alguna fecha de 1868, después de haber explorado posibles destinos y simultaneado más de un establecimiento, ya que “Larauza, pére et fils”, aparecen instalados en París ya en 1865, en la rue du Faubourg Saint Martin 89, y además mantienen una sucursal en el nº 50 del boulevard de Strasbourg, Passage du Desir.(2). Sin duda no les fué mal en este nuevo destino, ya que en 1870 padre e hijo continuan trabajando en el mismo estudio. (3).

————————————

Gustave Larauza (París 1835 – Barcelona?)

Gustave Larauza. Retrato de un cazador. Barcelona, 1865/1877. Carte de visite en albúmina.

Gustave Larauza. Retrato de un cazador. Barcelona, 1865/1877. Carte de visite en albúmina.

No es el apellido Larauza muy común, ni siquiera en Francia de donde es originario, sin embargo además de Adolphe Guillaume Larauza y su hijo Adolphe, conocemos este otro fotógrafo del mismo nombre, que se inició en el oficio en París, según él mismo indicaba en sus fotografías, trabajando como operario en los estudios de los míticos: Nadar, Disderi y Ken. Sin embargo no hemos podido establecer ninguna relación familiar entre ellos.

Según el directorio holandés RKD, Gustave Larauza nació en París el 13/02/1835, y trabajó el daguerrotipo en Holanda durante algunos años: en 1856 lo sitúa en Róterdam asociado al fotógrafo Petrus Johannes Cornelisse y posiblemente independizado ya en 1857, aunque en 1858 lo identifican en Zierikzee, municipio de Schouwen-Duiveland, provincia de Zelanda.

Anuncio del fotógrafo Gustave Larauza. Diario "La Corona" de Barcelona 11/10/1864

Anuncio del fotógrafo Gustave Larauza. Diario “La Corona” de Barcelona 11/10/1864

Pero no es hasta 1864 (11 de octubre) cuando se documenta un primer anuncio en el periódico “La Corona” que le sitúa en Barcelona, nuestro hallazgo confirma la fecha apuntada en su día por Lee Fontanella. Sin embargo Jep Martí adelanta incluso a dos o tres años antes su presencia en la ciudad condal, “a la sombra del conde de Vernay” en cuyo estudio se establece cuando el conde se retira(4).

Gustave Larauza. Retrato de joven disfrazada. Barcelona 1865/1877. Carte de visite en albúmina.

Gustave Larauza. Retrato de joven disfrazada en una reproducción de un retrato en formato cabinet. Barcelona 1865/1877. Carte de visite en albúmina.

En los años siguientes se afianza su presencia en la capital catalana, Ricard Marco(5) ha seguido su rastro en Barcelona:

Gustau Larauza es un dels fotografs que normalment se citen als manuals d’historia de la fotografia. La seva producció en retrats sembla que va ser prou extensa. Al periode compres entre els anys 1867 i 1872 tingue el seu taller de fotografia als num. 36 38 de la Rambla del Centre (sobre el café Cuyas …)“.

Vemos pues definitivamente a nuestro fotógrafo en este estudio de la Rambla del Centro, que según informa Jep Martí: perteneció desde 1877 a Miquel Matorrodona… (discípulo suyo) (6) y más tarde, entre 1890 y 1911, a Miguel Masfarré. Su sucesor conservó comercialmente el nombre de “Fotografía Larauza” junto a un logotipo con dos emes entrelazadas, bajo las cuales aparece la palabra: ‘Sucesor’”, un dato muy revelador, ya que nos habla directamente del prestigio que consiguió el estudio durante los años en que ejerció Gustave Larauza.

Curiosamente en una fotografía fechada antes de 1915 aún puede observarse su anuncio publicitario “G. LARAUZA FOTOGRAFO” sobre el edificio en el que estaba su establecimiento.

Gustavo Larauza. Tres dorsos diferentes impresos en sus cartes de visite. Barcelona 1865/1877

Gustavo Larauza. Tres dorsos diferentes impresos en sus cartes de visite. Barcelona 1865/1877

Gustave Larauza. Retrato de una joven. Barcelona 1864/1877. Cabinet en albúmina.

Gustave Larauza. Retrato de una joven. Barcelona 1864/1877. Cabinet en albúmina.

Cerramos esta historia de los Larauza con otra dama de austero negro roto de encajes y flores blancas, un retrato que a pesar de la belleza de la joven choca por la forzada pose con las manos recogidas sobre un pedestal, con un injustificado retoque entre la falda y el mueble… y sobre todo por la seriedad de su expresión carente de espontaneidad, que podría justificarse quizá porque hacerse un retrato era un acto demasiado serio como para sonreir, o por la intención de ofrecer la imagen de una mujer seria y discreta en aquella fotografía tan importante…

Bibliografía y notas:

(1) Steven F. Joseph, Tristan Schwilden et Marie Christine Claes. Directory of photographers in Belgium (1839-1905). Museum voor fotografie, Antwerp, 1997

(2) François Boisjoly. Répertoire des photographes parisiens du XIX siècle. Paris: Les editions de l’amateur, 2009.

(3) Voignier, J. M. Répertoire des photographes de France au dix-neuvième siècle. Chevilly-Larue: Le pont de pierre, 1993.

(4) Jep Martí. Una targeta de visita (carte de visite) del “conde de Vernay”. L’Album de Jep, 2013.

(5) Ricard Marco. Els retratistes del segle XIX a Barcelona : Noves dades per a la història de la fotografia. Quaderns del Museu Frederic Marès. Expositions. 2003; 8 p: 149-171 (p:160)

(6) Fototertúlia 8/9/2014 a càrrec de Miquel Playà. Fotoconnexiò.

Rodríguez Molina, Mª José; Sanchís Alfonso, José Ramón. Directorio de fotógrafos en España (1851-1936) : (elaborado con la información que proporcionan los anuarios y guías comerciales). Valencia : Archivo General y Fotográfico de la Diputación de Valencia ,
2013.boton-comentarios_1

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

2 comentarios

Málaga en sus primeras tarjetas postales ilustradas

“Desde Málaga, Recuerdos… II: Las tarjetas postales ilustradas de Málaga (1896-1940)”

Portada del libro de Juan Antonio Fernández Rivero y María Teresa García Ballesteros.

Portada del libro de Juan Antonio Fernández Rivero y María Teresa García Ballesteros. “Desde Málaga… Recuerdos II”. Málaga, Ediciones del Genal, 2016.

Son muchas las vistas malagueñas que en los primeros años del siglo XX tuvieron el privilegio de ser editadas en estos documentos viajeros que son las tarjetas postales, 420 de ellas conforman el libro que ahora os presentamos

Con más de 400 postales entre sus páginas, salió a la luz nuestro primer libro: “Desde Málaga, Recuerdos…“, pero pasados ya algunos años queremos ampliar la posibilidad de que sean mejor conocidas y hemos editado su segundo volumen con 420 postales diferentes.

En ellas se muestra lo mejor de la ciudad: su urbanismo, su monumentalidad, los edificios, las avenidas, los jardines, los paisajes urbanos de los que los malagueños se enorgullecen, aquellos que se consideran capaces de competir, en muchos casos en igualdad de condiciones con los de otras ciudades que también han ido adaptando su diseño a las tendencias que se imponen en esta entrada de siglo. Al verlas se diría que Málaga es una ciudad casi perfecta, cargada de bellas perspectivas en cada uno de sus ángulos: es la ciudad abierta de la Alameda, el Parque y el Puerto, la calle Larios, la plaza de la Estación o la de la Merced.

Tarjeta postal con tres vistas fotográficas de Málaga. Circulada en 1902 y editada por las bodegas de Adolfo de Torres y Hermano.

Tarjeta postal con tres vistas fotográficas de Málaga. Circulada en 1902, editada por las bodegas de Adolfo de Torres y Hermano y fabricada por Manes & Co., de Berlín

Junto a ellas hay un espacio cedido al tipismo, en el que encuentran cabida las recónditas calles de la ciudad de siempre y hasta los barrios misérrimos de Mundo Nuevo, la ruina y la pobreza de sus habitantes se transforman en un valor que realza su singularidad.

Málaga, playa cerca de La Araña, al fondo la torre de las Palomas. Tarjeta postal editada por Andrés Fabert.

Málaga, playa cerca de La Araña, al fondo la torre de las Palomas. Tarjeta postal editada por Andrés Fabert (1910/14)

Una visión a exportar requiere también identificar los elementos genuinos del lugar, y es en este capítulo en el que se muestra por un lado la Málaga del mar, las playas con sus pescadores en la faena, las jábegas, las redes y los niños cenacheros;

Málaga, un pasero de la vega. Tarjeta postal editada por Álvarez Morales

Málaga, un pasero de la vega. Tarjeta postal editada por Álvarez Morales en 1901

y por otro el vino: las bodegas, los campos de vides, las faenas y la publicidad de lo que aún quedaba de una industria que conoció tiempos mejores.

Málaga, el puerto y la catedral. Dibujo litográfico. Tarjeta postal circulada en 1897 y editada por Pablo Dummatzen

Málaga, el puerto y la catedral. Dibujo litográfico. Tarjeta postal circulada en 1897 y editada por Pablo Dummatzen

La imagen de conjunto de sus panorámicas nos devuelve siempre una vista positiva, en la distancia los defectos desaparecen ante la ciudad marítima frente al mar y ante el decorado de las azules montañas, o bajo los tejados de los que sobresalen únicamente las torres de sus iglesias y la tremenda catedral.

Es la ciudad real la que se envía en una postal a la familia o al amigo, aunque sea solo una parte de ella, su cara mas amable, pensada para crear una buena imagen de una ciudad que quiere venderse.

Primera tarjeta postal ilustrada editada en Málaga. Enviada desde Málaga el 25/4/1896 y recibida en Winden (Austria) el 30/4/1896.

Primera tarjeta postal ilustrada editada en Málaga. Enviada desde Málaga el 25/4/1896 y recibida en Winden (Austria) el 30/4/1896.

Pero, ¿quienes fueron los editores de estas colecciones de postales? ¿Qué personajes están comprometidos con esta imagen de nuestra ciudad?, ¿Qué intereses les llevaron a realizar estas colecciones?. El interés por el documento que representan estas tarjetas fotográficas nos ha llevado a indagar sobre estas preguntas y a aportar interesantes datos sobre sus responsables últimos, encabezados sobre todo por sus comerciantes más sobresalientes y los exportadores de productos de la tierra, pero también hay una presencia importante de la industria editorial que en España o en Europa protagonizan la edición de tarjetas postales ilustradas. En el libro dedicamos 56 páginas al estudio de los editores de estas tarjetas.

Málaga, fachada marítima y productos de la región. Postal litográfica, 1900/1905 editada por Andre Hofer de Salzburgo.

Málaga, fachada marítima y productos de la región. Postal litográfica editada por Andre Hofer de Salzburgo (1900/05)

Aunque algunas de estas “postales” están ilustradas artísticamente con diseños diferentes a los de la fotografía o combinadas éstas con diferentes dibujos, en su mayor parte es la fotografía su protagonista… aunque el fotógrafo, por lo general, queda en el anonimato. Salvo en algunos casos en los que es posible identificar a aquellos que trabajaron en la Málaga del momento, como Muchart y Osuna, o reporteros gráficos nacionales como Casariego.

Colegio San Estanislao, patio. Iglesia de El Palo al fondo. Tarjeta postal circulada en 1911, editada por Andres Fabert.

Colegio San Estanislao, patio. Iglesia de El Palo al fondo. Tarjeta postal circulada en 1911, editada por Andres Fabert.

El lector comprobará que en este estudio aportamos nuevos datos que configuran un panorama mucho más completo sobre la historia y los editores de estos interesantes documentos en el ámbito de la ciudad de Málaga. Sin duda el tiempo y el interés por las imágenes y las tarjetas postales nos irán deparando sorpresas como las que ya nos han proporcionado estos veintidós años transcurridos desde el libro anterior.

Impreso publicitario de Rafael Álvarez Morales como editor de tarjetas postales. Málaga, ca. 1900.

Impreso publicitario de Rafael Álvarez Morales como editor de tarjetas postales. Málaga, ca. 1900.

boton-comentarios_1Reportaje publicado por “La Opinión de Málaga” 22/1/2017:

“Ventanas asomadas al pasado de Málaga” por Alfonso Vázquez

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

5 comentarios

La CFRivero en el Museo de Málaga – MMA

El MMA en la Aduana, es ya una realidad. Y la ciudad sabe que lo es gracias al empeño de muchos malagueños que durante años hemos reclamado este museo y este edificio para visualizar el arte y la historia que tenemos detrás. El museo abre por fin sus puertas y la Colección Fernández Rivero tendrá allí una pequeña muestra.

José Martínez Sánchez/Jean Laurent. Málaga, edificio de la Aduana (detalle). 1867. Albúmina sobre papel.

José Martínez Sánchez/Jean Laurent. Málaga, edificio de la Aduana – Sede del MMA – (detalle de una panorámica). 1867. Albúmina sobre papel.

El devenir de los acontecimientos que han rodeado la creación del nuevo MMA, es también un hecho insólito y en cierto modo paradójico, en una ciudad que ha heredado una leyenda negra en relación con la cultura, y que ha cambiado hasta el punto de reclamar en la calle “la Aduana para Málaga”, para su MUSEO. A día de hoy, le recibe acompañada de otra veintena de museos abiertos al público, con temáticas que cubren, además de las manifestaciones artísticas más clásicas en todas las facetas de las artes plasticas, otros aspectos más originales: museo taurino, del vidrio, de objetos religiosos, automóvil y moda, aeronáutico, costumbres populares, museo del mar, científicos… junto a ellos varios dedicados a determinados creadores sobre todo a la obra de nuestro inmenso Picasso.

¿Queda algún aspecto de las manifestaciones de nuestra cultura que no esté representado en ellos? Pues extrañamente sí.

Y es precisamente aquella que está más presente en nuestro día a día.

Autor desconocido. Málaga, muelle viejo. 1857-1860. Albúmina sobre papel.

Autor desconocido. Málaga, muelle viejo. 1857-1860. Albúmina sobre papel.

La que nos muestra cómo fuimos ayer, o el siglo pasado…

La que nos asoma cómo por una ventana a los instantes que ya no volverán.

La que sirve de testigo de los hechos que ya han acontecido y

guarda para nosotros la realidad de nuestra historia reciente o lejana.

Luis Leon Masson. Panorámica de Málaga desde la Alcazaba (detalle). 1858-1862. Albúmina sobre papel.

Luis Leon Masson. Panorámica de Málaga desde la Alcazaba (detalle). 1858-1862. Albúmina sobre papel.

La que se ha convertido en una de las expresiones artísticas más creativas.

Si…, la FOTOGRAFÍA.

José Spreáfico/Ernest Lamy. Málaga, fuente de la Alameda. 1863. Albúmina sobre papel.

José Spreáfico/Ernest Lamy. Málaga, fuente de la Alameda. 1863. Albúmina sobre papel.

Sin embargo la Fotografía está presente en el Museo de Málaga que ha tenido una sensibilidad especial para contar con ella, ha detectado esta ausencia y

Museo de Málaga. Panel que integra un documental con fotografías históricas de la ciudad.

Museo de Málaga. Panel que integra un documental con fotografías históricas de la ciudad.

ha querido incluir una pequeña muestra de la historia fotográfica de la ciudad con algunas de las fotografías de la CFRivero.

J. David. Obreros de la Ferrería de Heredia. Málaga, 1887. Albúmina sobre papel.

J. David. Obreros de la Ferrería de Heredia. Málaga, 1887. Albúmina sobre papel.

Panel titulado

Panel titulado “El triunfo de la fotografía” en el Museo de Málaga.

Algunas de ellas las encontraréis ilustrando la localización original de alguna pieza, y otras en los documentales que narran las historias de la Academia de Bellas Artes y de la Generación del 27.

Autor desconocido. Niños en la playa de la Malagueta. Málaga, 1890-1900. Gelatina de plata sobre vidrio.

Autor desconocido. Niños en la playa de la Malagueta. Málaga, 1890-1900. Gelatina de plata sobre vidrio.

Pero hay además otro documental, con guión e imágenes de la CFRivero que cuenta brevemente la historia fotográfica en Málaga en una colección de sus piezas más representativas, de las que incluimos aquí unas cuantas, y que el Museo ha situado, por su coincidencia en el tiempo, en la sección de pintura del siglo XIX.

Autor desconocido. Fuenteolletas. Málaga, 1900-1905. Gelatina de plata sobre vidrio.

Autor desconocido. Fuenteolletas. Málaga, 1900-1905. Gelatina de plata sobre virio.

Créditos del documental sobre la fotografía en Málaga durante el siglo XIX y principios del XX.

Créditos del documental sobre la fotografía en Málaga durante el siglo XIX y principios del XX.

Junto a Muñoz Degrain, José Nogales, Enrique Simonet o Sorolla, podremos encontrar alguna obra Jean Laurent, José Spreáfico o Luis Leon Masson, e integrar en nuestro subconsciente la imagen de la ciudad del XIX/XX cuyos contemporáneos crearon el germen de este museo.

Documental sobre la llegada de la fotografía a Málaga. Museo de Málaga. 2016.

Documental sobre la llegada de la fotografía a Málaga. Museo de Málaga. 2016.

¡Salud, Museo de Málaga!

boton-comentarios_1

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

2 comentarios

Los Hermanos Debas en el Madrid de fin de siglo

Nos han llamado la atención estos dos fotógrafos, a los que todo el mundillo fotohistórico llama “Los Hermanos Debas”, grandes desconocidos sin embargo, pero que fueron el mejor ejemplo de aquellos grandes estudios fotográficos que tuvieron su momento de esplendor en el último cuarto del XIX, y que Publio López Mondéjar describe perfectamente como: “los grandes fotógrafos áulicos de su tiempo, y los más activos cronistas de la vida social de aquella aristocracia ociosa y mostrenca -el Madrid “de la cuna y la elegancia” …“.

Fernando Debas. Infantas María de las Mercedes y María Teresa, hermanas de Alfonso XIII (Detalle). Madrid, ca. 1887.

Fernando Debas. Infantas María de las Mercedes y María Teresa, hermanas de Alfonso XIII (Detalle). Madrid, ca. 1887. Cabinet en albúmina.

icono-pdf

                                                       iconopresentacionDescargar presentación                 Descargar artículo completo

Resumen

Los hermanos Fernando y Edgardo Debas llegan a Madrid en 1872, procedentes de Francia, y enseguida se convierten en los principales fotógrafos de corte de Alfonso XII, por encima de Laurent, que entonces se encontraba en pleno apogeo de su actividad.

Juan Antonio Fernández Rivero en la presentación de este trabajo sobre los Hermanos Debas. Jornadas Imatge i Recerca, Girona, nov. 2016

Juan Antonio Fernández Rivero en la presentación de este trabajo sobre los Hermanos Debas. Jornadas Imatge i Recerca, Girona, nov. 2016

En el artículo se desvelan las claves de esta situación así como los detalles de sus actividades previas en Francia, las circunstancias de su llegada a Madrid, las desavenencias entre los hermanos, que no llegaron prácticamente a ejercer juntos más que durante un breve periodo de tiempo. Aunque los dos tuvieran relaciones con la Corte, sería finalmente Fernando el que acaparó las mayores atenciones de la Casa Real, dilatándose su actividad hasta 1902, en que se retira.

Abstract

The brothers Fernando and Edgardo Debas arrived in Madrid in 1872, coming from France, and soon became the main court photographers of Alfonso XII, above Laurent, who was then in full swing of his activity. The article reveals the keys to this situation as well as the details of his previous activities in France, the circumstances of his arrival in Madrid, the disagreements between the brothers, who practically did not practice together more than for a short period of time . Although both had relations with the Court, it would finally be Fernando who captured the greatest attention of the Royal House, dilating his activity until 1902, when he retired.

Cómo citar este artículo: Fernández Rivero, Juan Antonio; García Ballesteros, María Teresa. Los Hermanos Debas: Fotógrafos de corte en las monarquías alfonsinas. Jornades Imatge i Recerca, Girona, 2016.
  1. Un estudio para dos
  2. Pedro Edgardo Debas y Dujat
  3. Fernando Debas y Dujat
  4. Conclusiones y Bibliografía
Ambos hermanos Fernando Juan Bautista Debas y Dujant (31-8-1842/22-6-1914) y Pedro Edgardo (23-5-1845/28-12-1891), destacan en la nutrida relación de los fotógrafos que trabajaron en aquel Madrid de fin de siglo. Omnipresentes en la prensa contemporánea, no sólo por su actividad profesional sino también por el relieve social que ambos alcanzaron en la corte y entre la alta burguesía. El rastro de su actividad profesional es nítido, no es difícil encontrar el testimonio de sus retratos en cualquier colección institucional o particular y sus imágenes en Internet. Fotógrafos dedicados sobre todo al retrato personal en sus estudios, no realizaron muchos trabajos en exteriores, como no fuera al servicio de la monarquía o la nobleza, por lo que la fisonomía de los monarcas y sus familias, junto con los más altos personajes de la corte y el gobierno están en la galería de imágenes de los Debas, damas, caballeros e infantes de buen porte y mejor atrezo desfilaron por sus gabinetes y aún hoy nos observan desde sus pulcras ventanas.

Se iniciaron en la fotografía en Moulins, su ciudad natal en la región de Auvernia, en el centro de Francia. Con este apellido figura en el repertorio de Voignier (1993) un establecimiento fotográfico en la ciudad de Moulins en 1864, aunque con el único dato del apellido solo podemos elucubrar si quizá el estudio estuviese regentado por el padre de nuestros fotógrafos, quien los iniciaría en la profesión. El mismo repertorio los cita también establecidos profesionalmente desde 1865 en Angoulème (9 rue del’Arsenal), esta vez asociadas dos personas con apellido Debas, por lo que pensamos que debe tratarse de los dos hermanos.

Fernando permaneció allí hasta 1868, primero junto al fotógrafo Chanony y luego con Maury, quien finalmente se quedó con el estudio. Edgardo por su parte marchó a París, donde muy joven, en 1866 con apenas 21 años, llegaría a ser responsable de los talleres fotográficos de Le Monde Illustré. Cuando en 1870 París es sitiada por las tropas alemanas, el joven Edgardo se alista voluntario en el ejército,

licenciándose luego con un historial heroico(1). Mientras tanto su hermano Fernando abre estudios sucesivamente en Cognac (1869) y Libourne (1870) (Voignier 1993).

Notas:                                                                                               boton-comentarios_1

(1) La Ilustración Española y Americana, 8-1-1892, págs. 4 y 5.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

A %d blogueros les gusta esto: